El paciente permanece ingresado en estado estable, en aislamiento y se han adoptado las medidas epidemiológicas y asistenciales previstas, tanto en lo referido a su tratamiento como a la identificación y control de contactos.

La Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Salud Pública y su Servicio de Epidemiología, ha confirmado un caso de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (F.H.C.C) en la provincia de Salamanca.

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo está causada por un virus, cuyo mecanismo de transmisión principal es la picadura de la garrapata del género “Hyalomma”, aunque también puede transmitirse de persona a persona por contacto con sangre o fluidos del enfermo, lo que puede ocurrir especialmente en personal sanitario cuando no está debidamente protegido.

El caso ahora confirmado es un varón de 59 años al que, tras sintomatología compatible con la F.H.C.C. y referir, por su profesión de ganadero, contacto con animales y picaduras recientes de garrapata, se le han realizado los oportunos análisis que han sido positivos a la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, tal y como ha confirmado el Instituto de Salud ‘Carlos III’.

 

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo

 

El paciente permanece ingresado desde hace ya varios días en el Servicio de Enfermedades Infecciosas en una habitación con las medidas de aislamiento previstas en estos casos y su estado clínico es estable.

Desde Salud Pública y en coordinación con el ámbito asistencial, tan pronto como se estableció la sospecha de este posible caso, se ha puesto en marcha el protocolo de actuación y coordinación entre las autoridades sanitarias del Ministerio de Sanidad y de la Comunidad autónoma de Castilla y León, remitiéndose muestras de sangre del paciente al Centro Nacional de Microbiología y adoptándose las oportunas medidas de protección de los profesionales sanitarios.

Asimismo la Sección de Epidemiología del Servicio Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León, en colaboración con los profesionales sanitarios del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, ha identificado los contactos de la persona afectada para indicarles el seguimiento a realizar, consistentes en la vigilancia periódica de su temperatura corporal y en la comunicación de cualquier cambio en su estado de salud.

La Dirección General de Salud Pública de la Junta de Castilla y León mantiene información disponible para la población y profesionales sanitarios sobre los riesgos, con el fin de evitar en la medida de lo posible nuevas infecciones.

En cuanto a la prevención de las picaduras por garrapatas, las autoridades sanitarias, recuerdan la importancia de usar ropa y calzado adecuados durante las salidas al campo, así como transitar por los caminos y utilizar repelentes tanto para las personas como para los animales de compañía; también hay que insistir en que las garrapatas que se puedan haber fijado, deben retirarse lo antes posible y de forma adecuada, preferentemente por profesionales sanitarios.