La Exposición Mundial Canina 2020, WORLD DOG SHOW, WDS, organizado conjuntamente por IFEMA y la Real Sociedad Canina de España, RSCE, y que se celebrará en la Feria de Madrid, del 17 al 20 de diciembre próximos, está extremando sus medidas de seguridad de cara a su puesta de largo en unos meses. Así, este evento está alineado con la estrategia puesta en marcha por IFEMA, de cara a su inminente retorno a la actividad ferial el próximo septiembre, de garantizar al máximo la seguridad y la salud de sus expositores, visitantes, proveedores y empleados. El objetivo es asegurar la celebración de WDS 2020 en unas perfectas condiciones.

En este sentido, IFEMA está implementando numerosas medidas, tras su correspondiente análisis y certificación, de cara a retomar su actividad  y  a recuperar el papel estratégico de las ferias y congresos  para ayudar a las empresas en la reactivación de sus negocios, y para contribuir a la reconstrucción de la economía.

 

 

De ahí que IFEMA esté adoptando ya  todos los protocolos basados en criterios definidos por las autoridades sanitarias y los principales organismos públicos y sectoriales internacionales,  para ofrecer espacios  y entornos  seguros y saludables. Con este  objetivo, IFEMA está trabajando para activar los mecanismos que garanticen y monitoricen todo lo relacionado con el ámbito de la seguridad,  el control y preservación de la salud de los distintos colectivos que intervienen en las ferias, así como en materia de higiene, calidad y seguridad medioambiental de las instalaciones. A ellos se suma como parte esencial la gestión y control de aforos,  y el seguimiento constante del tráfico de personas para la prevención de alta concentración y distanciamiento social. Todo ello acompañado de un manejo efectivo de la comunicación y la puesta en marcha de campañas de sensibilización por el cumplimiento de todas las buenas prácticas  en el marco de las ferias y para la adaptación de las empresas al nuevo entorno postCovid-19.

El objetivo  en este momento, en definitiva,  es elevar al máximo la  protección a las comunidades profesionales representadas en las distintas convocatorias, y a proveedores y empleados para evitar cualquier riesgo. Para ello se están implementado medidas y mecanismos de prevención, tuteladas por la Unidad de Control de Seguridad y Salud (UCS), recientemente creada por IFEMA.