Serpientes u ofidios, son un grupo de reptiles antiquísimos, cuyo origen se remonta al período Cretácico, nada menos que a unos 145 millones de años. Con esta antigüedad, estos animales han tenido tiempo suficiente para desarrollar un sistema natural de renovación y crecimiento perfecto: la muda. Si bien se habla generalmente de la muda de la piel, debemos dejar claro que lo que en realidad cambia la serpiente es una capa rica en queratina que la recubre y que se desprende con el crecimiento del animal.

En nuestro post de hoy nos centraremos en los cuidados que necesita nuestra serpiente durante este delicado proceso y apuntaremos algunos detalles interesantes y curiosos sobre estos fascinantes animales.

Serpiente - Pitón

Reconoce las primeras señales de la muda

Como lo harías ante la llegada de un bebé, es muy importante tenerlo todo preparado antes de que empiece la muda.

Tu serpiente te irá avisando con los siguientes signos:

  • Los ojos: verás que se tornan lechosos, justo antes de empezar el proceso.
  • La piel: se vuelve opaca en los momentos previos al cambio.
  • No come: esto es normal, cuando acabe la muda, volverá a tener apetito.

Prepárale un ambiente acogedor

 Necesitará más humedad y agua de la acostumbrada; además, deberá sentirse cómoda para realizar la muda sin contratiempos. Toma nota del hábitat que precisará y de algunos trucos pensados para facilitar este proceso.

    • 1. Un hogar cómodo y holgado:

Conviene que la jaula o terrario tenga, al menos, 2/3 de la longitud de la serpiente.

Su hábitat debe estar provisto de una fuente de calor, termómetro, higrómetro, un plato con agua, donde la serpiente pueda remojarse, elementos para que pueda trepar, y un rincón donde acurrucarse a gusto.

    • 2. Grado de humedad óptimo:

Durante la muda, hay que asegurar un grado de humedad adecuado en la jaula, que generalmente se debe encontrar alrededor del 75%. Una forma de añadir humedad al hábitat de tu serpiente consiste en pulverizar agua sobre el terrario o jaula de tu reptil con un pulverizador especial. Si ves que la serpiente se deja, también puedes pulverizar sobre ella con agua, poco antes de la muda.

En caso de tener un nivel de humedad por debajo de lo recomendado, puedes incrementarla añadiendo un plato grande con agua dentro de la jaula; o cubriendo la parte superior, si es de malla; también, esparciendo un sustrato de corteza de orquídea, a modo de cama, en la base de la jaula; es un lecho muy apropiado para retener la humedad.

Serpiente

Ayúdala durante la muda

En esta delicada fase, mira que no le falte agua ni algún material áspero para ayudar a tu serpiente a deshacerse de su traje de queratina.

    • 1. Agua tibia en el terrario:

Coloca un recipiente con agua tibia dentro del terrario o jaula; así podrá bañarse, lo que la ayudará a desprenderse con más facilidad de su cobertura temporal. El recipiente debe tener la suficiente agua como para mojar todo el cuerpo del reptil, pero no tanta como para que quede sumergido totalmente.

    • 2. Materiales ásperos:

Reptar sobre superficies ásperas es una de las formas que tienen las serpientes para deshacerse de su corteza queratinosa. Como no está en su hábitat natural, le ayudarás en la muda, procurándole materiales ásperos, como piñas de pino, ramas, troncos, corteza de árboles o piedras.

    • 3. Recipiente húmedo:

Un truco para aumentar el ambiente húmedo de tu serpiente consiste en adecuar un recipiente donde pueda mudar su piel en condiciones óptimas. Puede ser una caja de plástico o de cartón, con la medida proporcionada al tamaño de tu serpiente.

Es importante que el recipiente tenga buena ventilación, lo que se consigue haciendo agujeros a lo largo de toda la caja. Luego, coloca toallas húmedas, que pueden ser de papel, en el recipiente. De esta manera, la serpiente tendrá un lugar con la humedad deseable para cambiar su “camisa”.

 “Nunca elimines el exceso de piel por tu cuenta,
especialmente la de alrededor de los ojos o de la boca de la serpiente,
si no se desprende, acude al veterinario”

Serpientes - Manba verde

Procura que no se estrese

Durante el proceso de muda, la serpiente necesita mucha tranquilidad, así que no la cojas, ya que podrías dañarla, y déjala sola que ella vaya desarrollando esta fase libre de todo tipo de estrés.

Si deja de comer, cambia de color o de apariencia o se esconde más de lo habitual, déjala tranquila, son acciones propias del momento de cambio. Cuando pase la muda podrás alimentarla, pero nunca durante la misma.

Limpia el terrario

Tras el proceso de muda, llega la fase de limpieza de la jaula o terrario, y para llevarla a cabo con seguridad, es imprescindible que uses guantes… pronto verás por qué.

  • Posteriormente a la muda, el terrario ofrecerá el paisaje propio de las acciones que la serpiente ha llevado a cabo con tanto esfuerzo.
  • Veremos restos de piel sobrante por doquier, arrugada, apilada, tubulares… en fin, que sería el escenario perfecto para cualquier detective en busca de pruebas.
  • Y no sólo piel, también se detectarían restos de heces, ya que las serpientes suelen defecar tras la muda.

¿Sabías que?

  • El estrato córneo es la fina cubierta epidérmica, transparente, sobre la verdadera piel, que se cambia en la muda.
  • Las escamas córneas epidérmicas les sirven a las serpientes de protección ante el roce de las irregularidades del terreno por donde se mueven.
  • El resultado de la muda deja una especie de funda o camisa, que igual que ocurre con los artrópodos, conserva la morfología externa de la serpiente.
  • Con el cambio de traje, la serpiente renueva escamas, repara heridas y se libra de parásitos externos.
  • Por su renovación constante, la serpiente es un símbolo de salud, reflejado en la vara de Esculapio.
  • El proceso de muda dura aproximadamente 1 semana.
  • La frecuencia de la muda varía dependiendo de la especie y la época del año. Las serpientes jóvenes sanas, en condiciones óptimas, mudan cada 4-8 semanas; las adultas son más tardías.
  • A diferencia de los lagartos o saurios, que mudan su piel a jirones, durante varios días, las serpientes mudan de una vez y desde un extremo a otro de su cuerpo.
  • Las crías sólo se alimentan después de haber realizado su primera muda.

Web: www.mascoteros.com