La Guardia Civil de Oviedo ha investigado a un vecino de Anieves, en Oviedo, como supuesto autor de maltrato animal después de observar que tenía una explotación avícola en la que poseía once gallos de pelea mutilados.

Según ha informado el instituto armado en nota de prensa, fue el pasado miércoles cuando una patrulla del Seprona que prestaba servicio por la localidad de Tudela Veguín, detectó una explotación avícola en la que observaron gallos de la especie «Combatiente Español» y mixtos.

 

Gallos de pelea

 

Los Guardias Civiles se percataron de que a varios gallos les faltaba parte de la cresta, por lo que localizaron al titular de las aves y en su compañía realizaron una inspección del estado de los animales y las instalaciones. En la inspección se comprobó que en el recinto había cerca de 60 aves, de las cuales 24 son «gallos de pelea» enjaulados, y 11 de estos están «descrestados» después de sufrir una mutilación con algún objeto cortante.

Cuando los agentes de Seprona preguntaron al propietario de las aves por el motivo del descreste, el joven manifestó que las adquirió por Internet ya sin la cresta y carece de certificado veterinario que lo ampare.

Al solicitarse la documentación legal para la posesión de las aves, el propietario de los gallos afirmó que no tenía ningún documento. Es por ello que el Seprona tomó declaración en calidad de investigado al propietario de las aves al existir indicios de la comisión de un delito de maltrato animal continuado en el tiempo, al poseer 11 gallos mutilados sin justificación y sin supervisión veterinaria.

Web: ecoticias.com