Los tiburones sedosos baten récords de natación

Los tiburones sedosos baten récords de natación

El seguimiento satelital de tiburones sedosos realizado por científicos del Instituto de Investigación Guy Harvey, el Centro de Investigación de Tiburones de la Fundación Save Our Seas, la Fundación Charles Darwin y la Dirección del Parque Nacional Galápagos está desvelando los viajes de los vulnerables tiburones sedosos a través del Pacífico Este Tropical. La reciente expansión de las áreas marinas protegidas ayudará a proteger a los sedosos durante parte de sus migraciones, pero los nuevos datos de seguimiento revelan que se debe hacer más para salvarlos de la extinción.

Suave, esbelto y veloz. El tiburón sedoso, uno de los depredadores más curiosos del océano. Los tiburones sedosos son verdaderos viajeros, vagan por mar abierto y se sumergen a profundidades de más de 300 metros (985 pies). Sin embargo, su tendencia a alimentarse de bancos de atunes y a pasar la mayor parte de su tiempo en aguas relativamente poco profundas (menos de 100 metros o 300 pies de profundidad) los hace extremadamente vulnerables a la pesca industrial.

Desde el 2014, el Centro de Investigación de Tiburones de la Fundación Save Our Seas (SOSF-SRC) y el Instituto de Investigación Guy Harvey (GHRI) de la Universidad Nova Southeastern (NSU) en Florida, EE. UU, han estado trabajando en conjunto para descubrir más sobre los patrones migratorios de los tiburones sedosos y otros tiburones de mar abierto. A través de entender cuándo y dónde pasan el tiempo los tiburones, el conocimiento generado puede dar un mejor asesoramiento en la implementación de planes de manejo para proteger estos animales durante sus viajes. Durante 2021, en una colaboración con la Fundación Charles Darwin (FCD) y la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), se amplió el marcaje satelital de tiburones sedosos a la icónica Reserva Marina de Galápagos.

El Dr. Pelayo Salinas de León, ecólogo marino sénior de la FCD y fellow de la Fundación Save Our Seas en el 2021, supervisa este trabajo de marcaje desde su «oficina»: las Islas Galápagos. El laboratorio viviente de Darwin aloja grandes grupos de tiburones martillo, enormes tiburones ballena y al curioso tiburón tigre. Este santuario de tiburones alberga la mayor biomasa de tiburones registrada en cualquier arrecife del mundo y el tiburón sedoso es una de las especies de mar abierto dominantes.

Entonces, ¿qué hemos aprendido después del marcaje satelital de 47 tiburones sedosos adultos durante 2021? Una hembra de tiburón sedoso (Silky 1) viajó casi 7.000 kilómetros (4.350 millas) en siete meses entre febrero y septiembre de 2021, visitando los sitios de Patrimonio Mundial de la UNESCO y las áreas marinas protegidas de Galápagos, Isla del Coco y Malpelo durante su recorrido. Pero también pasó la mayor parte de ese tiempo en áreas desprotegidas de una región donde hay altos niveles de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Otro hembra de tiburón sedoso (Silky 39), marcada el 17 de julio de 2021, se llevó el oro por la mayor distancia recorrida: más de 14.000 kilómetros (8.700 millas) en ocho meses. Esa distancia es casi tres veces el récord anterior registrado para esta especie, ¡y este tiburón todavía está siendo rastreado satelitalmente!
Pero no es solo su natación lo que establece récords. Las aletas de tiburón sedoso constituyen la segunda proporción más alta de aletas que se encuentran en el mercado mundial. Las aletas de hasta dos millones de tiburones sedosos son parte del comercio mundial de aletas cada año. La presión pesquera extremadamente alta a la que se enfrentan estos tiburones ha provocado un descenso drástico de sus poblaciones, lo que ha resultado en su reciente inclusión en la categoría de Vulnerable en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.

Sin embargo, hay esperanza para los sedosos y otros tiburones. Durante la COP26, los presidentes de Colombia, Costa Rica, Ecuador y Panamá firmaron una declaración para establecer un ‘corredor marino’ en el Pacífico Este Tropical, ampliando la protección y vinculando las áreas marinas protegidas existentes mediante la extensión de 500.000 kilómetros cuadrados (193.000 millas cuadradas), un área del tamaño de España. La ampliación de esta área marina protegida (si se hace cumplir) aumentaría la protección de los tiburones en una ruta migratoria marina crítica. Pero, ¿Es suficiente como para proteger a los tiburones que ahora sabemos que viajan mucho más lejos de lo que se pensaba anteriormente?

Está claro que la ampliación de áreas marinas protegidas (AMP) en el Pacífico Este Tropical es un gran paso. Ayudará a proteger a los tiburones durante algunos de sus viajes, pero los tiburones sedosos no son conscientes de dónde están las líneas en los mapas que delimitan estás AMPs, aventurándose frecuentemente a áreas adyacentes abiertas a la pesca. E incluso una AMP no es completamente segura, ya que la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada de tiburones en el PET sigue siendo un problema. Las AMPs deben complementarse con un plan de gestión integral, ambicioso y que se necesita con urgencia para las poblaciones de tiburón sedoso y otras especies amenazadas a lo largo del PET.

Fuente: Dicyt