Liberación de un grupo de tortugas nacidas en la playa del Miracle

Liberación de un grupo de tortugas nacidas en la playa del Miracle

La Autoridad Portuaria de Tarragona colaboró ​​en la organización del acto en la misma playa donde se liberaron un total de 22 tortugas

Se ha llevado a cabo el acto de liberación de las tortugas bobas que nacieron en la misma playa el verano de 2021. El acto que comenzó a las 17:30 horas, contó con la presencia del alcalde de Tarragona Pau Ricomà, la consejera de Medio Ambiente Eva Miguel y el director de Sostenibilidad y Desarrollo Corporativo de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT) Joan Basora.

Como ya ocurrió en el momento de la puesta, el Puerto de Tarragona colaboró ​​en la organización del acto para la liberación del grupo de tortugas. En total se liberaron 22 tortugas boba que participaron en el programa Head-Starting que realiza la cría en cautiverio hasta que estos animales alcanzan un peso y tamaño suficiente para que favorezca su supervivencia una vez son reintroducidas en el medio marino.

En este proyecto ha participado CT BETA de la Universidad de Vic, Fundación Oceanográfico de Valencia, LIMIA y Palma Aquarium, todos ellos dentro del programa Santander for the Seas de Fundación Banco Santander.

El Puerto de Tarragona contribuyó con la cesión y colocación de vallas, la instalación de un punto de luz en la arena y toda la logística necesaria que se requería por parte de la Policía Portuaria para poder llevar a cabo acto.

Una puesta poco habitual

El 9 de julio de 2021 se produjo la primera puesta de 98 huevos en la playa del Miracle de Tarragona. Desde el primer momento se trabajó con cuidado para que este evento insólito en nuestras costas terminara bien.

La mañana del 31 de agosto las últimas tortugas bobas entraron en el agua de la playa del Miracle y el resto participaron en el citado programa de reintroducción. En total salieron 71 tortugas de los 98 huevos de la puesta que se produjo en julio.

Esta puesta fue un éxito gracias a la colaboración codo con codo entre instituciones, entidades y los más de 150 voluntarios que se turnaron -noche y día- para proteger el nido durante 2 meses.