La Policía Local de Sant Antoni de Portmany ha desarticulado una guardería canina, ubicada en la zona de es Fornàs, que actuaba sin las preceptivas autorizaciones administrativas y donde localizaron a un total de 25 perros de diferentes razas y tamaños.

Los agentes locales detectaron dicho núcleo tras una denuncia que propició el desalojo de las personas que allí habitaban.

 

Policía Sant

 

La vivienda ofrecía el servicio de guarda de perros careciendo del título habilitante correspondiente para ejercer dicha actividad. Además, los agentes comprobaron que tres de los perros eran de razas tipificadas como potencialmente peligrosas y que la propietaria no disponía del certificado de aptitud para su tenencia.

Los agentes incautaron a los 25 perros que se encontraban en dicha guardería canina. Algunos de los animales fueron devueltos a sus legítimos propietarios y otros retirados al refugio y centro de adopción de perros Can Gossos para su custodia.

Los agentes procedieron a denunciar las infracciones detectadas por ejercer sin licencia y por tener tres animales potencialmente peligrosos sin las correspondientes autorizaciones.