En la finca hay una treintena de animales de compañía, de los cuales veinticinco están entregando al CAAS de la Selva para que puedan ser adoptados por particulares o cedidos a entidades protectoras

Este miércoles la Policía Local de Blanes ha podido poner punto y final a una situación de la que se tiene constancia documentada seis años atrás, cuando se pudo realizar la primera inspección a raíz de varias denuncias. Los efectivos policiales han procedido hoy a desmantelar la actividad ilegal de criadero y venta de perros en una instalación situada en las afueras de Blanes, en el barrio de Valldolig, en una finca ubicada en el límite municipal junto con Lloret de Mar.

Cuando se haya completado el operativo, se habrán desalojado, entregados por el Ayuntamiento de Blanes al CAAS, el Centro de Acogida de Animales de la Selva. La cesión al CAAS lo ha hecho el consistorio de Blanes para que los perros vivan en instalaciones adecuadas para su alojamiento, y puedan ser adoptados por particulares o bien cedidos reglamentariamente a otras entidades protectoras.

Si bien hoy se ha iniciado la recogida, esta todavía podrá durar varios días más, debido a la elevada cantidad de perros que hay en el criadero ilegal. Al margen de la treintena de perros que han sido entregados al Ayuntamiento de Blanes -y consecutivamente al CAAS-, hay otros 5 que han quedado bajo custodia de la persona que figuraba como propietaria, tanto de los animales de compañía como de la instalación donde se hacía la actividad ilegal de cría y venta de perros.

El operativo de la Policía Local de Blanes realizado hoy culmina un largo rosario de inspecciones y actuaciones durante seis años. Han intervenido diversas fuerzas de seguridad y unidades regionales relacionadas con delitos contra el medio ambiente y la tenencia de animales irregulares. Desde junio de 2019 ha coordinado la conclusión de todo el asunto la nueva Área de Protección y Bienestar de los Animales del Ayuntamiento de Blanes.

Su concejala, Marina Vall·llosada, manifestó: «Como concejala del Ayuntamiento de Blanes, pero también como abogada especializada en Derecho Animal, vivo una sensación agrio-dulce. Estoy contenta por haber podido acabar con una pesadilla, la cría y venta ilegal de seres vivos. Pero al mismo tiempo no puedo evitar lamentar que se haya tenido que invertir tanto tiempo y esfuerzos para una cuestión tan evidente, como en tantos otros casos en que la defensa de los derechos de los animales topa con el muro infranqueable de la administración pública «.

 

Criadero ilegal Blanes
Investigación iniciada en mayo de 2014

Aunque no se sabe desde cuánto tiempo hace que la persona identificada como propietaria de la instalación y mantenimiento de los animales se dedicaba a esta actividad ilegal, los antecedentes administrativos previos sitúan el inicio de la investigación en mayo del año 2014, hace poco más de seis años. Agentes de la Guardia Civil de SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza) realizaron una inspección a la parcela por venta de animales de compañía por internet.

Se localizaron anomalías en las cartillas veterinarias, falta de acondicionamiento de las instalaciones en las perreras, 38 perros no censados, así como cría y mantenimiento de perros de manera ilegal. Dos meses más tarde, el Ayuntamiento de Blanes inició un expediente sancionador que quedó sin resolución al no poder acceder a la finca.

Posteriormente, en marzo de 2015, SEPRONA volvió a hacer una nueva inspección, y en abril el propietario pidió una autorización para legalizar el núcleo zoológico que le fue denegada por el consistorio. Aunque ese mismo año, en agosto de 2015, la Unidad Regional de Medio Ambiente de los Mossos (URMA) realizó una inspección, localizando 48 perros y una situación análoga a la anteriormente descrita.

Denuncia por un perro muerto a causa de parvovirus en octubre del 2019

A lo largo de los siguientes años se han ido sucediendo tanto inspecciones de autoridades, como acciones por parte del propietario para censar los perros o intentar legalizar el núcleo zoológico. Uno de los hechos determinantes se produjo en octubre de 2019, cuando un agente del Cuerpo de los Mossos compró al propietario un perro de raza Braco de Weimar por 475 € y en pocos días murió debido a la ‘ parvovirus ‘, lo que denunciarlo al Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat.

Esto desencadenó una nueva inspección, en este caso a cargo de los agentes rurales con la Unidad Regional de Medio Ambiente de los Mossos, que en noviembre del año pasado encontraron 48 perros, un tejón disecado, medicamentos inyectables, agujas apiladas y utilizadas, viejas recetas veterinarias y otros tipos de material. Entre ellos, manuscritos del propietario sobre praxis veterinaria, cópulas entre animales y transacciones económicas.

Inspección de la Policía Local de Blanes en mayo de 2020

La semana del 30 de abril al 3 de mayo de este 2020 la Policía Local de Blanes intentó realizar inspección en la finca indicada, exponiendo los motivos alegados por el propietario para excusar su presencia. Finalmente, después de nuevas evasivas, la Policía Local de Blanes optó por montar un operativo de vigilancia en la vía de acceso a la finca, pudiendo entrar el 4 de mayo, y levantando la correspondiente acta que determinó varias conclusiones.

La principal es que se ha estado realizando una actividad de núcleo zoológico sin licencia ni autorización municipal, y las instalaciones no reúnen las condiciones adecuadas para la salud, seguridad y bienestar de los animales. Entre otros motivos, porque los materiales utilizados para las construcciones donde se alojan los perros son restos de tableros de madera, puertas, somieres y colchones.

Tampoco hay un plan de higiene y profilaxis a cargo de un veterinario, y los animales no participan de una dieta equilibrada y saludable: incluso algunos de ellos aparentan un sobrepeso después de que no se les ha alimentado adecuadamente. En cuanto a la venta de animales, se considera que el propietario ha sido haciéndola durante todos estos años de manera ilícita, sin inscripción en el Registro General de Núcleos Zoológicos de la Generalidad. Con todo, durante la inspección la apariencia tan física como psicológica de los animales se vio que era correcta y que el trato que se les proporciona es adecuado en cuanto a la estima hacia los perros.

Convenio de Cesión de los perros para mejorar sus condiciones

Por este último motivo, paralelamente al seguimiento y curso judicial que deberán seguir las actividades ilegales, la semana pasada el Ayuntamiento de Blanes se reunió con el propietario de la finca y de los perros. El objetivo fue llegar a un acuerdo para ceder los perros al Ayuntamiento de Blanes para que éste, a su tiempo, pudiera mejorar sus condiciones de vida.

Para conseguir aqueta hito, el consistorio de Blanes ha firmado un convenio con el Consejo Comarcal de la Selva para que se haga cargo a través del Centro de Acogida de Animales de la Selva, CAAS.