Autor: Antonia Villalba

descarga
Ya tenemos aquí las fiestas navideñas y con ellas la utilización de  petardos cohetes y demás artículos de pirotecnia. Difícilmente, podremos evitar ésta tradición pero sí que podemos proteger a nuestras mascotas para que les afecte lo menos posible.

Los perros poseen una sensibilidad auditiva mayor a la del ser humano. Es decir nosotros, las personas, percibimos sonidos de hasta 20.000 ciclos por segundo, mientras que un perro capta hasta los 60.000 ciclos por segundo. Desde luego cualquiera se volvería loco viviendo el día a día en una ciudad,  pero hay algo que se llama ambientación auditiva que permite a los cánidos acostumbrarse a la cantidad de estridentes sonidos que emite nuestra sociedad.

pirotecnia_mascotasAnte el uso de la pirotecnia es común ver a nuestras mascota alteradas, con taquicardia, temblores, escalofríos, claustrofóbicos  y  totalmente estresados por los estruendos, bocinas, música y gritos, ya que los perros  poseen una sensibilidad auditiva mayor a la del ser humano.

 

En cuanto a los cuidados para paliar este “miedo”, lo mejor es que sí existe una habitación en el centro de la casa, esa resultará el habitáculo más indicado para proteger a nuestro perro y guarecerse,  porque será la que más apartada se encuentre de los ruidos. Es imprescindible dejar al animal en una estancia sin superficies vidriadas (sin cristales en la puerta porque puede intentar atravesarlo), con las persianas bajadas, agua, la puerta cerrada y dentro de lo posible con algo de música clásica o la radio a un volumen que disimule las explosiones.
Sí todo ésto no fuera suficiente se puede administrar un sedante pero se aconseja consultar con el veterinario, ya que ésta opción debe ser recomendada por un profesional.

images (2)Sí la noche del 24 o el 31 vas a celebrarlo con tu mascota, deja que él busque el sitio adecuado. Probablemente se escondera bajo una cama, un mueble aparador o cualquier sitio que él se encuentre protegida.

NUNCA, JAMÁS REGAÑE A SU PERRO PORQUE TENGA MIEDO DE LOS PETARDOS ES CONTRAPRODUCENTE. Según algunos etólogos se puede grabar los ruidos de los petardos y los cohetes para su perro y luego reproducirlos para que se vayan acostumbrando a las explosiones mientras está jugando con él para que lo asemejen a algo divertido, al juego, a algo lúdico.