La Guardia Civil imputa en calidad de investigado a un vecino de la localidad lucense de Ferreira de O Valadouro como supuesto autor de un delito de maltrato animal.

Se tiene conocimiento del parto de una hembra mestiza de Pastor Alemán, la cual alumbró 9 cachorros (8 vivos y uno muerto). En días posteriores el propietario del animal se deshizo de seis cachorros, quedando solamente tres.

 

Cachorros abandonados recién nacidos

 

Los animales se encontraban en una segunda vivienda propiedad del investigado sita en la localidad de Foz (Lugo). En el transcurso de la investigación otro de los cachorros restantes muere.

En la investigación colaboró personal de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia para garantizar el bienestar y la sostenibilidad de los demás cachorros, de la madre de estos y de otro ejemplar de Pastor Belga que había en la finca, los cuales fueron cedidos voluntariamente por su propietario a los servicios de la Xunta de Galicia.

Los cachorros son entregados en la Asociación Asistencial Protectora de Animales de Foz (Lugo).

 

Fuente: Beneméritaaldia