La Guardia Civil investiga una nueva estafa de venta de mascotas por internet

La Guardia Civil investiga una nueva estafa de venta de mascotas por internet

Una vecina de Fuensalida realizó un ingreso de 350 euros mediante una tarjeta prepago de dos cachorros de perros que nunca llegaron.  Ha sido identificado el presunto autor, un hombre de nacionalidad belga que operaba desde Marbella

La Guardia Civil ha investigado a un hombre, de 59 años, como presunto autor de un delito de estafa a una perjudicada que pagó 350 euros por la adquisición de dos cachorros de perro a través de internet y un delito de blanqueo de capitales de un total de 185.000 euros conseguidos de forma ilícita.

Fue a principios del mes de agosto cuando una vecina de Fuensalida denunció ante la Guardia Civil el fraude en el que se había visto envuelta al intentar adquirir dos cachorros de perro a través de una página web. Según relató en su denuncia, contactó a través de internet con una persona para adquirir las mascotas, llegando a abonar 350 euros mediante una tarjeta prepago.

 

Guardia Civil

 

El vendedor, al recibir correctamente el dinero, solicitó dos nuevos ingresos a la perjudicada con la excusa de que los canes efectuaran correctamente el paso por Aduanas. Frente a su negativa, fue incluso coaccionada, ya que si no accedía a realizar los pagos, los cachorros quedarían en cuarentena tres meses retenidos en el país de origen, siendo acusada ante los Tribunales por maltrato de mascotas bajo multa de 15.000 euros.

Ante los extraños obstáculos que estaba encontrando para la adquisición de los animales, esta mujer denunció los hechos ante la Guardia Civil, momento que el Equipo @ de Torrijos inició la correspondiente investigación. Los agentes descubrieron a través de las tarjetas prepago y de las cuentas vinculadas al cobro de dichas tarjetas que el autor era una persona de nacionalidad belga que operaba desde la localidad de Marbella, en Málaga.

Desvío de dinero al extranjero

Los investigadores comprobaron que el modus operandi de esta persona consistía, por una parte, en obtener ingresos de forma ilícita a través de diferentes estafas por internet, haciendo los cobros mediante tarjetas prepago, las cuales se encontraban vinculadas a dos cuentas bancarias. Una vez que recibía el dinero en dichas cuentas, era desviado a una tercera con sede fiscal en Londres (Reino Unido), donde acumulaba 185.000 euros obtenidos de forma ilícita.

De este modo, los agentes han esclarecido a través de esta primera denuncia un delito de estafa y un delito de blanqueo de capitales, investigando a esta persona, actualmente en paradero desconocido, y poniendo los hechos en conocimiento del Juzgado de Instrucción nº3 de Torrijos.

 

Fuente: Benemeritaaldia.org