El número de gatos presentes en el establecimiento doblaba los autorizados para la venta según el Núcleo Zoológico y en uno de los boxes convivían tres gatos de diferentes sexos ya en edad fértil. Muchos de los animales llevaban más de 6 meses en la tienda, cuando el tiempo máximo permitido por la Ordenanza de Protección, Tenencia y Venta de animales es de 3 semanas.

La zona de venta de animales no cumplía los requerimientos establecidos en la normativa de Barcelona: no disponen de espacio de recreo correcto ni suficiente y además, el establecimiento está tan lleno de productos de complementos de animales a la venta que hace impracticable el movimiento de las personas en el interior.

 

Gatos tienda intervenida

 

De manera generalizada y reiterada, los animales eran cedidos a otros núcleos zoológicos de fuera de la ciudad, el mismo día de la llegada al establecimiento. Posteriormente, algunos meses después, devueltos nuevamente al establecimiento y vueltos a ceder a otros núcleos, el mismo día o muy pocos días después. En algunos casos, esto hasta tres veces. Ninguno de estos movimientos no estaba legalmente documentado, sin firma ni sellos.

Todos los animales presentes en la inspección realizada ayer por la tarde en el establecimiento estaban en depósito de otro núcleo zoológico, supuestamente desde el 4 de octubre, sin acreditar su compra con ningún documento legalmente reconocido. El Libro de Registro no reflejaba la entrada de los animales en el establecimiento. La última actualización era de 15 de septiembre, sin poder acreditar legalmente la entrada de los animales en depósito presente en el establecimiento.

Aunque la procedencia de los animales era en la mayoría de casos de fuera de Cataluña, muchas de las cartillas la vacunación y otros tratamientos figuran instaurada por Veterinario adscrito al establecimiento. De los seis gatos entrados en régimen de depósito supuestamente el 4 de octubre, consta la instauración de vacunas por parte del Veterinario del establecimiento el día 07/12/21, sin que esté registrado en el Libro de Registro ninguna entrada de estos animales .

El Departamento de Protección de los Animales abrirá expediente sancionador por las graves infracciones detectadas en relación al bienestar de los animales y trasladará a la Unidad de Investigación de la Guardia Urbana las evidencias de las graves irregularidades documentales y supuestamente irregularidades fiscales que se han encontrado en el establecimiento.

Además, se dará traslado al Departamento de Licencias e Inspección del Distrito de Sant Andreu de la situación irregular del establecimiento para que inicie expediente de restitución de la legalidad en relación a la Licencia de Actividad.

Se da la circunstancia de que este establecimiento ya fue inspeccionado en 2018, detectándose irregularidades documentales graves, que dieron lugar al decomiso de 10 cachorros de perro y 1 cachorro de gato.