La Consellería de Medio Rural acaba de comunicar hoy al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) la existencia de un foco de positividad por SARS-CoV-2 en una granja de visones americanos situada en el ayuntamiento de Carral.

En aplicación de los vigentes protocolos de vigilancia de esta enfermedad en las granjas de visón americano, tras los análisis laboratoriales realizadas se confirmó la existencia de circulación viral SARS-CoV-2 en esta granja en cinco muestras. La explotación permanece inmovilizada y sometida la vigilancia y control oficial por los servicios veterinarios oficiales de la Consellería de Medio Rural. La encuesta epidemiológica realizada en la granja no muestra ninguna sintomatología en los animales presentes.

La detección de este foco se produce en el marco de los controles de vigilancia que se vienen realizando al amparo del “Programa de prevención, vigilancia y control de SARS-CoV-2 en granjas de visones americanos en España”, elaborado por los Ministerios de Agricultura y de Sanidad y en el que colaboró activamente Galicia.

 

Visón americano

 

En aplicación del citado programa, esta granja estaba siendo sometida a la toma de muestras rutinarias de animales con periodicidad quincenal, obteniendo hasta ahora resultados negativos. Así, tras la detección del foco positivo, la granja fue inmovilizada por los servicios veterinarios oficiales de la Consellería y sometida a pruebas sanitarias que resultaron positivas a SARS-CoV-2 en cinco de los animales muestreados.

Las cepas virales detectadas en los animales serán sometidas a los oportunos estudios epidemiológicos para intentar determinar el origen de la infección, aunque todo apunta, como en casos precedentes, a un origen humano.

En toda Galicia, actualmente existe un total de 25 granjas activas de visón americano con un censo total de 71.479 reproductoras. Desde las primeras informaciones recibidas procedentes de los Países Bajos en abril de 2020, en relación con explotaciones de visones infectadas con el SARS-CoV-2, la Xunta mantuvo un contacto permanente con el sector peletero gallego y trasladó, nominalmente, a todas las explotaciones activas la información actualizada de la situación, tanto en Europa como en España, a través de varias comunicaciones.

En estas comunicaciones se incidía en el incremento de las medidas de bioseguridad en las explotaciones y fundamentalmente en lo relativo a evitar la transmisión del virus a través de personas infectadas, dado que es esta la principal vía documentada de contagio para estas granjas.

El Gobierno gallego continuará actuando en esta materia conforme a los dichos protocolos de prevención, vigilancia y control, en permanente coordinación con la Consellería de Sanidad, siempre con la máxima transparencia y con el objetivo último de preservar la salud de la ciudadanía.

Este foco se comunicará oficialmente por parte del MAPA a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y a la Comisión Europea.