Las ONG WWF España y SEO/BirdLife creen que España ha dado “un gran paso” con el Plan de Acción Español contra el tráfico ilegal y el furtivismo internacionalaprobado este viernes por el Consejo de Ministros porque, pese a las carencias detectadas, “pone el foco y la atención en un problema que vuelve a tomarse como una prioridad“.

Así, el responsable del programa de especies de WWF, Luis Suárez, ha celebrado la aprobación del plan porque refuerza la colaboración entre varios departamentos ministeriales a través de un conjunto de medidas estructuradas que en su opinión supondrán un “salto de calidad” en contra de esta lacra.

España y su esperado plan contra el tráfico de especies

Sin embargo, ha manifestado que echa en falta un mayor presupuesto aparejado al plan y un mayor esfuerzo en la sensibilización de la sociedad, tanto en la génesis como en el desarrollo del plan porque “los sectores que compran y venden estos productos tienen que concienciarse” y destaca que, en este sentido, el plan procurará mejorar la eficacia de la sanciones.

Por ejemplo, ha indicado que España es uno de los tres países importadores más importantes en importación de reptiles a nivel mundial, “un centro neurálgico del tráfico legal e ilegal de especies“. Así, ha criticado que no haya un seguimiento del estado de las poblaciones afectadas en los países de origen. Por eso, reclama acciones mucho más dirigidas a los sectores clave e insiste en que el plan, aunque es “muy positivo” tiene “margen de mejora”.

Una de las preocupaciones para Suárez es la falta de apoyo económico de las administraciones para los centros de rescate que hacen una labor desinteresada e insiste en que se debe procurar desde las administraciones devolver los animales que están allí en su hábitat natural o bien en centros de cría en cautividad.

Por ejemplo, ha indicado que España es uno de los tres países importadores más importantes en importación de reptiles a nivel mundial, “un centro neurálgico del tráfico legal e ilegal de especies”.

En todo caso, confía en que WWF podrá participar en actuaciones para mejorar este plan que tiene un periodo de ejecución muy rápida. De hecho, junto a SEO/BirdLife ha participado en el proceso de elaboración de esta estrategia mediante la aportación de sus recomendaciones.

Una de las cuestiones importantes son las penas de estos delitos que deben ser perseguidos con sanciones importantes para tratar de frenar esta lacra, según el responsable de WWF, porque generan un “impacto ambiental, social y económico” grave en los países de origen.

En definitiva, recuerda que la ONG en los últimos años reclama a todasadministraciones, instituciones y ciudadanos que se impliquen contra este grave delito ambiental que está amenazando el futuro de un gran número de especies, algunas de ellas tan emblemáticas como elefantes, tigres o rinocerontes y recuerda la campaña ‘Stoptraficoespecies.com’ con la que 30.000 personas solicitaban al Gobierno la aprobación de un plan con medios y recursos suficientes.

Entre los datos que manejan las ONG, suponen que España es lugar de tránsito de aves, sobre todo procedentes de América del Sur; reptiles de México, macacos, tortugas de tierra del norte de África. “España debe dejar de ser uno de los principales puertos de entrada de tráfico de especies para Europa y el mercado donde las mafias internacionales vienen a abastecerse de terminados productos como las anguilas“, ha concluido.

En la misma línea, el responsable del programa de acción legal de SEO/BirdLife, David de la Bodega, también considera “muy positiva” y “de vital importancia” la aprobación del plan de acción contra el tráfico de especies y el furtivismo porque asegura que este delito supone “un grave impacto sobre la biodiversidad enorme“.

A su juicio, se trata de “un buen plan” porque incluye acciones “adecuadas” pero echa en falta una mayor perspectiva hacia las aves y una apuesta por la participación de las ONG en el seguimiento del plan.

Sin embargo, De la Bodega ha destacado que SEO/BirdLife propuso algunas cuestiones en las reuniones en el proceso de participación para la elaboración del plan de acción y le preocupa “especialmente” la falta de medidas concretas y referencias sobre las aves.

En concreto, ha señalado que aunque el plan cita de forma genérica las aves, no aporta “datos suficientes” sobre el impacto del tráfico ilegal de estas e insiste en que precisamente, loros y otras aves exóticas son algunas de las especies más traficadas y deseadas en el mundo por parte del comercio ilegal.

A este respecto, ha recordado que un reciente informe de BirdLife International apunta que en los países de la cuenca mediterránea mueren ilegalmente al año unos 25 millones de aves, una cifra que en España se sitúa entre 100.000 y 400.000 ejemplares de aves.

Conocer esa dimensión a nivel nacional e internacional es muy importante y creemos que debía estar en el plan, ya que nosotros aportamos ese diagnóstico de las aves al plan de acción“, ha criticado.

Precisamente, ve fundamental el esfuerzo de España en materia de aves, porque algunas no están ligadas al comercio ilegal, como por ejemplo los buitres, que en África se matan por cuestiones relacionadas con creencias tradicionales, ya que se les atribuye propiedades que mejoran la salud, la visión e incluso la sabiduría, sobre todo si se consumen los cerebros o cabezas.

Así, ha informado de que el 29 por ciento de los buitres se cazan ilegalmente en África y sus poblaciones están sufriendo un importante declive en los últimos años. De la Bodega insiste en que precisamente es de vital importancia esta cuestión para España, que alberga el 90 por ciento de las colonias de buitres de Europa, ya que algunas de estas poblaciones migran a África.

Aunque el plan incluye medidas de cooperación, España debería abanderar la lucha contra el tráfico ilegal de buitres, que cruzan el Estrecho a África, por lo que son nuestros buitres los que están amenazados“, ha reclamado.

Por otro lado, para el representante de SEO/BirdLife, el tráfico de ilegal de especies no afecta “solo” a rinocerontes ni aves, sino que el problema tiene “múltiples dimensiones” que también afectan a las aves por motivos ajeno al comercio, tales como las creencias tradicionales, o los conflictos con la ganadería o la población. En definitiva, De la Bodega insta a tener también en cuenta otros factores que no están solo relacionados con el comercio ilegal.

Finalmente, cree que el plan de acción debería incluir una mayor participación de las ONG en todo el proceso tal y, en ese sentido, ha recordado que SEO/BirdLife pidió la creación de una Comisión Interministerial en la que participasen también las ONG así como que desde las instancias judiciales se facilite su participación en los procesos penales, ya que en la actualidad se topan con “dificultades“.*

Web: www.ecoticias.com