El serval rescatado vagando por Polop llega al centro de rescate AAP Primadomus

El serval rescatado vagando por Polop llega al centro de rescate AAP Primadomus

La Guardia Civil de Altea, a través de los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) consiguió poner a salvo a un serval africano que deambulaba por las calles y había accedido a una parcela de la localidad de Polop (Alicante) el pasado 28 de enero. Finalmente, el animal ha sido entregado al centro de rescate especializado en animales exóticos con sede en Villena, AAP Primadomus.

El  titular de la finca, en el que el animal apareció dio aviso a la Guardia Civil. Cuando los efectivos del SEPRONA de Altea acudieron al lugar, pudieron observar como el animal se encontraba en estado nervioso y había trepado hasta la copa de un árbol.

Los agentes, ante los posibles riesgos que pudiese suponer y sufrir el animal, solicitaron la colaboración del servicio de recogida de animales de La Nucía, la cual acudió al lugar. Una vez en el lugar, los trabajadores del servicio junto a los agentes pudieron atrapar al animal, depositándolo posteriormente de forma temporal en unas instalaciones adecuadas para este fin.

 

Tras realizar diversas gestiones, los agentes han hecho entrega del animal a AAP Primadomus de Villena donde se rehabilitará y socializará en el futuro, si es posible, con otros de su misma especie.

“El animal es relativamente joven y aparentemente se encuentra bien. Pasará unas cuatro semanas en una zona de cuarentena, aislado de otros animales. Una vez que descartemos enfermedades contagiosas y evaluemos su estado podremos ver la posibilidad o no de socializarlo con otros servales en nuestras instalaciones” Nos cuenta Pablo Delgado, Especialista en Grandes Felinos en AAP, quien se encargará de ahora en adelante de asegurar el bienestar del serval a quien han llamado Sahel.

El serval  (Leptailurus serval) pertenece al grupo de felinos procedente de Africa. Habita en sábanas, selvas y semidesiertos. Su alimentación consiste en pequeñas aves y roedores.

Los servales no son animales de compañía sino animales salvajes que son difíciles de mantener en cautividad porque no suelen reconocer la jerarquía impuesta por sus dueños. “No son animales que hayan sido domesticados como los gatos, esto quiere decir que cuando juegan e interactúan lo hacen en sus propios términos y pueden llegar a ser destructivos e incluso peligrosos. Si aun sabiendo esto, hay personas que siguen pensando que tener un serval como mascota es apropiado deberían pensar en el daño que la cautividad ocasiona a estos bellos animales. Desafortunadamente estamos acostumbrados a recibir animales que llegan a nuestras instalaciones con traumas psicológicos, en su mayoría irrecuperables, provenientes del mascotismo. Una casa definitivamente nunca será el lugar apropiado para un serval.” Continúa Pablo Delgado.

“Desde la Guardia Civil estamos observando una tendencia, quizá impulsada por modas que llegan de Europa, de adquirir como mascotas felinos salvajes, como servales o caracales. A pesar de lo que parece a través de redes sociales, estos animales tienden rápidamente a mostrar conductas salvajes. La legislación en nuestro país (..) no te autoriza a tener este animal en casa, tienes que tener unas instalaciones adecuadas… Además, se trata de una especie protegida por el convenio CITES (II) y considerada especie potencialmente peligrosa. Con lo cual requiere de muchos papeles, mucha normativa… además mucha gente incluso teniéndolo legal al final opta por entregarlo a un centro porque se da cuenta que no se hace con él. No es un animal para tener en casa. La tenencia de este tipo de animales sin autorización podría constituir un delito.” Comenta Héctor Miguel Antequera, Cabo Primero Jefe del SEPRONA de Altea.

“Uno de los problemas que tenemos a la hora del trabajo policial del SEPRONA es no tener un lugar donde luego depositar a los animales. La falta de centros especializados en especies no autóctonas ha sido un caballo de batalla a la hora de poder dar un destino digno a estos animales, con lo cual centros como Primadomus ofrecen una garantía para nuestro trabajo de que vamos a poder depositar el animal en un lugar mejor. Anteriormente lo único que se podía hacer era dejar al animal con el infractor, porque no había otro sitio” prosigue.

Marta Merchán, Responsable de Políticas Públicas de AAP en España y Coordinadora de la Coalición para el Listado Positivo, formada por las organizaciones de protección animal ANDA, FAADA y AAP Primadomus, explica que  “Actualmente en España, salvo en cuatro Comunidades Autónomas, es perfectamente legal (con la documentación pertinente) tener, comerciar y transportar animales salvajes- desde un cocodrilo hasta un elefante o un tigre. Urge una legislación que delimite y defina claramente las especies susceptibles de comercio y tenencia como animales de compañía, quedando prohibidas todas las demás, para poner fin de una vez a los riesgos innecesarios que la situación actual supone para las personas, los animales y el medio ambiente.”