Mastín Español criadero Valdejera

HISTORIA

Raza española reconocida por la Federación lnternacional de Cinofilia y encuadrada en el Grupo 2º ,”Perros de Guarda, Defensa y Utilidad”.
Sin analizar hipótesis sobre el origen prehistórico de la raza, los investigadores coinciden que el antepasado original de los perros de gran alzada fue el mastín del Tíbet, perro de proporciones gigantescas que ya fue descrito por Aristóteles. Igualmente, su fuerza y ferocidad aterradoras, fueron mencionadas por Marco Polo, quien
tuvo la oportunidad de ver los perros mastines del Tíbet en la corte del Gran Mogol.

La antigüedad de la raza no está bien definida. Por sucesivas migraciones, los mastines del Tíbet se desplazaron hacia occidente, creando con el transcurso de los siglos diversas subrazas, aclimatadas a diferentes regiones muy especificas, siendo los más importantes el Mastín Español, el San Bernardo, el Dogo de Burdeos, Perro de Presa Mallorquín (Ça de bou), el Mastín Inglés y el Mastín NapoIitano. En general, son perros de gran alzada, cabeza voluminosa, morro corto y bastante peso, que pueden alcanzar los 90 kgs.

Seguramente no habrá ninguna otra raza canina tan incrustada en nuestro bagaje cultural y con tanto peso específico en el desarrollo histórico-económico de nuestro país, como el mastín español. Tenemos datos de su presencia entre nosotros anteriores a la invasión romana, siendo ya entonces el encargado de permitir que llegasen a buen fin las explotaciones pecuarias, ante la presencia de los predadores naturales, sobre todo el lobo y el oso.
Es en la Edad Media, con Alfonso X el Sabio, que es ponderada su importancia al estar regulada por las normas jurídicas que contemplan a La Mesta. La producción lanar de la oveja merina en la forma de pastoreo conocida como trashumancia, es tan importante en aquella época, que es gracias a ella que España consigue ser entonces la mayor potencia económica mundial.

Esto explica la importancia dada a los buenos cuidados y la alta selección de los mastines para el desempeño de su labor guardiana. Este pasado cierto, junto con sus leyendas y mitos, lo hacen en especial atractivo, siendo una reliquia que tenemos la suerte de poder disfrutar hoy en día. En la actualidad, perdida su labor trashumante y tras sufrir un largo periodo de olvido, sigue siendo el paradigma del buen guardador, siendo utilizado con rebaños estantes y en la guarda de fincas y casas.

ELECCIÓN DE UN EJEMPLAR

Mastín Español criadero Valdejera

Este manual informativo es una actualización del escrito originalmente por Dña Mª Luisa G. Sánchez-Arjona, a quien nunca agradeceremoslo suficiente el apoyo y orientación prestados en el difícil arte de la crianza del mastín español. A esta incomparable raza canina le debemos muchas satisfacciones. Una de las más grandes, sin duda, el haber podido conocer a una persona tan impresionante como ella.

 

Antes de tomar la definitiva decisión de adquirir un mastín, hay que analizar seriamente si no se trata de un capricho pasajero que luego puede tornarse en desagradable incomodidad.
Un mastín, o un perro en casa, no es un juguete que se toma o se deja, incluso se tira. Es un ser adaptado para desenvolverse en el entorno del ser humano, pero que no obstante, requiere ciertas exigencias de afecto, cuidados y espacio vital.

El perro, sobre todo cuando sus instintos fueran adecuadamente educados y desarrollados, nos producirá muchas satisfacciones, pero también requiere para si una cierta dedicación personal por parte de su propietario.
Un perro mal cuidado o efusivamente tratado unos días, mientras otros es abandonado, tiene muchas probabilidades de acabar siendo un neurótico e ineducable en el futuro.

Antes de comprar su perro, asegúrese de que tiene el lugar adecuado para alojarlo, el tiempo preciso para educarlo y la complacencia de sus familiares y vecinos para aceptarlo.

Con estas condiciones logrará un excelente compañero y, en algún momento, posiblemente su mejor y más desinteresado defensor.

Si tiene hijos, encomiéndeles el cuidado del perro, su aseo, alimentación, paseo etc. Es sumamente pedagógico para éstos el contacto con el can, y para el perro convivir con sus hijos será, la máxima felicidad. Deje que jueguen, se hagan a veces daño mutuamente, que se enfaden y se perdonen. Nunca se ha sabido que un mastín haga daño a un niño, pero si muchos de ellos los han defendido dando incluso su vida por ellos.

Un perro sano, desparasitado y bien vigilado por su veterinario, ofrece menos contagios que muchas personas, no lo dude.
Por otro lado, más vale que su hijo se aficione al “perro” que al “porro”. La amistad y relación que surja entre ellos, será un hermoso recuerdo más que tendrá de su infancia.
Si sus perros se aparean, o su perra pare, deje que sus hijos vean y observen. Se ahorrarán muchas preguntas y muchas dudas; aclararán muchas cosas de una forma
natural, conveniente y hermosa.

Elegir un ejemplar de esta raza como el perro con quien vamos a convivir es algo que ha de hacerse con suficiente información y reflexión sobre las características que le rodean. Sin duda es una raza que impacta por su poderío y su porte. Esa sensación de fuerza y nobleza difícilmente la encontraremos, con esa magnitud, en otra raza.
La convivencia es muy fácil, dado que no demanda un cuidado excesivo ni una atención intensiva. Sus necesidades básicas se cubren fácilmente con una alimentación
conveniente y agua a discreción. Por supuesto necesita espacios abiertos para que su potencial pueda recrearse y su tono muscular y vital sean los adecuados. La relación con nuestro mastín español cada día nos aportará más satisfacciones y descubriremos gratamente que merece la pena compartir parte de nuestro espacio y tiempo con él. Siempre recibiremos más de lo entregado.

No obstante es necesario saber que por tratarse de una raza gigante podemos encontrarnos en su desarrollo una serie de problemas inherentes a ellas. Su período de crecimiento ha de ser vigilado con especial cuidado, ya que al ser este tan explosivo y espectacular, una deficiencia sufrida durante algún tiempo puede acarrearle problemas en su conformación osteo-muscular en el futuro.
La elección de su alimentación y las características del terreno donde vivirá son, probablemente, las decisiones de más trascendencia ante el crecimiento de nuestro cachorro.

Mastín Español Cachorro Criadero Valdejera

Los problemas habituales en las razas gigantes tienen su protagonista estrella en la displasia de cadera. Por supuesto el mastín español no está libre de su aparición. Siendo este el problema cinófilo en el que más medios se han invertido para su estudio e investigación a nivel mundial y en todas las razas, es, sin embargo, el que más alta prevalencia tiene. Se debe, sin duda, a que la causa de su aparición no es única. Habiendo un alto componente genético en su transmisión, esta no se debe solamente a un gen, si no a varios y a sus distintas combinaciones. Esto, por supuesto, complica muchísimo la tarea de selección de ejemplares reproductores, ya que sus resultados pueden verse alterados según las características de la pareja utilizada. De igual forma la utilización de ejemplares libres de displasia no garantiza que sus descendientes también lo vayan a ser, ya que puede haber datos de generaciones anteriores que desconozcamos en los que este problema puede estar presente, así como en algún ejemplar de la misma camada que los elegidos. Por supuesto que la selección de ejemplares ha de ir en esa línea de optimización, pero no ha de extrañarnos que los resultados no sean tan rápidos como esperamos.
En este punto, la Asociación Española del Perro Mastín Español (AEPME), contempla actualmente como reproductores válidos para la reproducción a aquellos que no sean calificados como graves. Por supuesto lo óptimo y esperado es que los ejemplares utilizados sean cuanto más correctos mejor. Y en esa línea de cercanía al ideal libre irán las futuras normativas reproductoras de AEPME. La explicación a este aparente amplio rango de aptos para reproducción es que, en estos momentos, la realidad de la raza no permite aplicar otras normativas más rigurosas, ya que teniendo en cuenta la extremadamente alta incidencia de displasia en nuestros ejemplares, correríamos el riesgo de poder utilizar solamente como reproductores a perros que quizá no sean capaces de aportar y mantener los rasgos que diferencian a nuestra raza de las demás: los llamados rasgos de tipicidad.

Pero lo que le importa realmente a quien convive con un mastín español es que su perro este sano y fuerte, y pueda darse unos paseos cuando lo desee con él, sin ver ningún tipo de dolor o limitación en su amigo. Sea como sea su resultado radiográfico. Por eso el objetivo de la crianza es conseguir un mastín español cada vez más sano, más fuerte, y con sus rasgos morfológicos y de conducta cada vez más apetecibles y saludables. La felicidad del perro y su dueño deben estar al final de todo esto. No el conseguir un certificado de libre de displasia, sea cual sea el grado de salud real y la presencia o ausencia de los rasgos que ha de tener un mastín español. Ni tampoco el conseguir una larga lista de títulos y campeonatos si nuestro ejemplar solo representa a un tipo de perro enfermo y cobarde, por muy bello que sea.
En fin, esto es un gran reto y no todo está perdido. Seguro que merece la pena el esfuerzo y al final veremos los resultados. Es tan enriquecedor convivir con estos
gigantes, que merece la pena dedicarle nuestro esfuerzo a su mejora.

CARÁCTER

El mastín español es un perro rústico, fornido, de gran simetría, potente y valeroso, que denota en el andar su fuerza y agilidad.Suele ser manso por naturaleza, busca
instintivamente la compañía y las caricias de su amo, no dándose con facilidad a peleas con otros perros. Sin embargo conserva latente la antigua ferocidad de la raza, que se despierta casi instantáneamente tan pronto como es acosado o percibe una amenaza para el dueño, lugares o rebaños cuya custodia se le hubiera encomendado.Esta característica es especialmente acusada por la noche, dándose el caso de reacciones agresivas del mastín ante situaciones o personas con las que durante el día se mantuvo sumiso y apacible.

Es perro de gran intuición e inteligencia que admite el entrenamiento para guarda y defensa personal, así como para batidas de caza mayor. Es el único que hace frente al lobo y al oso.

LA EDUCACION COMO FORMA DE CONVIVENCIA FELIZ

Mastín Español Criadero Valdejera

En el cuidado y educación de los perros, suelen encontrarse las costumbres más diversas, algunas hasta disparatadas.
Hay quien mantiene el criterio de que hay que dejarle hacer al animalito libremente lo que quiera, indefectiblemente se obtendrá un perro sin control e insociable siguiendo este procedimiento.
Para otros, la educación del perro consiste en el sometimiento a una rigurosa disciplina, lo que da lugar a un perro triste con sus posibilidades intuitivas absolutamente limitadas.

La norma ideal sería: Eduque a su perro de una forma progresiva y constante, de modo que se sienta feliz de obedecerle y deseoso de recibir más instrucciones.
Hay que tener en cuenta que los perros, como todo ser vivo, tienen caracteres distintos: Pueden ser sentimentales, bromistas, tímidos, indiferentes, etc, pero por regla general, si el perro se crió en un ambiente determinado y junto a personas con caracteres definidos, adquirirá los rasgos de su cuidador, y en cierto modo el nivel de inteligencia que su cuidador le hubiera dedicado.

Muchas personas son incoherentes en la educación del perro, variando según su estado de ánimo el estilo de educación y las órdenes que dan al animal. Esto, naturalmente, provoca un constante desconcierto en el perro, sobre todo cuando es joven, pudiendo llegar a alterar su inteligencia intuitiva, provocando perros neuróticos o desquiciados, imposibles de posterior educación.
Como norma general, se debe tener rigurosamente en cuenta que un perro debe ser reprendido en el momento, siempre que cometa un error, y con el mismo criterio debe ser halagado o premiado siempre que realice algo bien hecho. Pero, insisto, tanto la reprimenda como el premio debe recibirlo en el momento del hecho, nunca pasado cierto tiempo, para no provocar un desconcierto en el animal que no llega a intuir cuál fue la causa origen del castigo o del premio.
No confundir la educación del perro con su adiestramiento. Son dos etapas y actuaciones diferentes. La educación debe empezar lo antes posible, y desde luego, inmediatamente después de haber adquirido el perro.

El adiestramiento requiere que el perro previamente esté bien educado y desarrollado físicamente; por tanto, el adiestramiento eficaz empezará a partir de los 10 meses, aproximadamente.
Obsérvese que deliberadamente no estoy utilizando la palabra enseñar, sino adiestrar, ya que los mejores resultados se lograrán haciendo desarrollar y perfeccionar las extraordinarias cualidades naturales que de por si poseen los perros para determinadas actividades.
Hay perros con cualidades especificas para la caza mayor (el podenco), la caza menor (el basset), perros de compañía (lebrel), perros ovejeros y perros de guarda y defensa (mastín), objeto de este artículo.
Por tanto, los resultados más o menos satisfactorios de un adiestramiento en gran parte estarán basados en la adecuada elección del perro, cuya cualidades innatas se adapten mejor a nuestro objetivo.
Existen personas especializadas en el adiestramiento de perros para fines concretos. Por ejemplo, para usos militares, policía, perros lazarillos para ciegos y similares. Sin embargo, estos adiestramientos suelen ser largos y costosos, requiriendo una íntima y permanente relación del perro con su adiestrador.
Entendiendo que este alto grado de adiestramiento no suele ser lo que necesita quien adquiere un mastín para compañía, guarda y defensa.

Si desea que un perro no realice determinada acción, por ejemplo: hacer sus necesidades en el hogar, subirse a los sillones, molestar durante las comidas, etc, no se
le permitirá hacerlo nunca y se le reñirá siempre cada vez que lo haga. Con los perros pequeños o con los animales recién llegados por primera vez a nuestra
casa, hay que tener un margen bastante amplio de paciencia ya que no se puede pretender que el animal aprenda un nuevo modo de vida instantáneamente. La educación básica puede durar 2 o 3 meses.
No olvidemos nunca que educar es repetir, nunca atemorizar.

Si adquirimos un cachorro joven, la llegada a su nueva casa supondrá un trauma para el animal, que se sentirá solo durante los primeros días, especialmente por la noche. Para evitar que las pase gimiendo, es recomendable dejarle dormir en nuestra habitación durante los primeros días y/o ponerle a su lado un reloj con sonido tic-tac fuerte o un aparato de radio.
Asignarle nada más llegar un nombre y procurar que todos le llamen por el mismo desde el primer momento.
Llamarle siempre con dulzura.
La llamada del amo debe ser para el perro una experiencia feliz, por lo tanto no deberá cometerse el error de llamar al perro para reprocharle algo.
Si el perro al principio no acudiese prontamente a la llamada, tened paciencia y esperad una oportunidad en que el perro necesite algo, por ejemplo comida, pero nunca intentar golpear al perro o alcanzarle cuando se le llama y no acude, ya que esa actitud de castigo o persecución podría relacionarla con su propio nombre, dificultándose el plan de educación.

ALIMENTACIÓN

No cabe duda de que la alimentación idónea era un gran problema no hace muchos años, pero en la actualidad está solucionado gracias a la calidad de muchos de los piensos del mercado.
Desde el principio hemos de elegir el más adecuado para nuestro cachorro y seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a dosis por peso.
En sus primeros días, más o menos a los dieciocho, daremos a los cachorros una papilla de destete que iremos mezclando y haciendo más seca paulatinamente hasta
conseguir que coman el pienso seco alrededor de los 45 días.
Hemos de ser muy prudentes con el agua para beber, pues su falta puede ser fatal para el cachorro.
El objetivo es proporcionarle todas las sustancias necesarias para su espectacular crecimiento a través de la alimentación, evitando tener que dar cantidades ingentes de complementos vitamínicos que realmente no sabemos si alcanzan su objetivo o quizá nos
propician más de un problema.

Debemos ser cautos en cuanto a su estado de peso, ya que nuestra apetencia seguramente será que sea una mole gigantesca cuanto antes, pero por el bien del normal desarrollo de sus aplomos y estructuras, hemos de evitar el sobrepeso en su época de crecimiento sobre todo. Para ello lo mejor es fomentar el ejercicio, aunque este nunca ha de ser desproporcionado o forzado.
También podemos darles algo de pan duro, además de su pienso, pues le ayudará a tener limpios sus dientes y le sacará de la monotonía alimentaria.
Evitaremos los restos alimentarios, sobre todo los huesos de pollo o conejo que puedan astillarse y clavarse. Realmente el aprovechar estas sobras no nos va compensar el riesgo que corremos si tenemos que ir al veterinario.

 

SALUD

Mastín Español Cachorro Criadero Valdejera

 

A los cuarenta días, previa desparasitación, es conveniente poner a los cachorros la primera vacuna para moquillo y parvovirosis, llamada también “Puppy”.
Esta dosis no ha de considerarse primovacunación, dado que la inmadurez de su sistema inmune no garantiza la formación de suficientes anticuerpos como para
garantizar un nivel tal, que proporcione inmunidad.
Seguramente se eliminará en breve, pero nos permite llegar a los 60 días con una razonable protección.
Es a esa edad, dos meses, que pondremos la tetravalente, es decir, moquillo, parvovirosis, leptospirosis, tos de perreras y hepatitis.

Esta dosis se contará como primera, siendo imprescindible para garantizar la inmunidad, una dosis de recuerdo a los tres meses del nacimiento y posteriormente cada doce meses, previa desparasitación, que recaerán posiblemente en la responsabilidad del nuevo propietario.
Hasta quince días después de las vacunas, el cachorro está sensible y no conviene bañarlo ni obligarlo a ningún exceso ni ejercicio violento. Su organismo está muy ocupado en crear anticuerpos. Tampoco le conviene viajar ni cambiar de ambiente.
Después de esto y hasta el año, se le desparasitará cada 2 o 3 meses, ajustando las dosis a las indicaciones del fabricante según peso.
A partir del año, se le desparasitará cada 4-6 meses. Como norma, es conveniente repetirlas dosis a los quince días, para eliminar posibles huevos eclosionados.
La desparasitación del perro es un tema verdaderamente importante, ya que puedetransmitir el quiste hidatídico.
A partir de los 4-6 meses el perro deberá ser vacunado de la rabia y esta vacuna serepetirá según las normas de la región en que vivamos.

 

ESTANDAR OFICIAL

Mastín Español Criadero Valdejera
Origen: España.
Utilización: Guarda y defensa de rebaños, fincas, personas y propiedades.
Clasificación FCI: Grupo II. Sección 2. Molosoides.
Aspecto general del perro
Es un perro de gran talla, hipermétrico y mediolíneo. Bien proporcionado, muy potente y musculado. Esqueleto compacto. De gran cabeza y pelo semilargo.
Proporciones importantes.
Largo del cuerpo superior a la altura a la cruz. Longitud del hocico/longitud del
cráneo = 4/6. Perímetro torácico mínimo = alzada a la cruz + 1/3. Anchura del
cráneo >= su longitud.
Comportamiento-carácter.
Rústico, cariñoso, manso y noble, resulta un perro de gran firmeza frente a las alimañas y los extraños, en especial cuando se encuentra defendiendo fincas
o ganados. Su ladrido es ronco, grave y profundo, de gran intensidad, percibiéndose a considerable distancia. Se trata de un perro muy inteligente, no desprovisto de belleza. Su expresión manifiesta ambas cualidades.En su comportamiento se observa que es un perro seguro de si mismo, dosificador de sus fuerzas por ser conocedor de su enorme potencia. Deben descartarse para la reproducción los ejemplares excesivamente tímidos, cobardes y desequilibrados.

Cabeza
Grande, fuerte y tronco piramidal de anchas bases. El conjunto cráneo-cara, visto superiormente, debe ser cuadrado y uniforme, y sin una disminución muy
marcada entre la base de la cara y los temporales. Los ejes del cráneo y del hocico, moderadamente divergentes.
– Depresión fronto-nasal: suave, poco acentuada.

  • Región craneal: Cráneo ancho, fuerte, de perfil subconvexo. La anchura del cráneo será igual o superior a su longitud. Senos frontales acentuados. Cresta occipital marcada.
  • Región facial: Perfil recto. Vista dorsalmente aparece moderadamente rectangular, disminuyendo paulatinamente hacia la trufa, conservando una ostensible
    anchura. En ningún caso puntiaguda.
  • Trufa, nariz: negra, húmeda, grande y ancha.
  • Labios: el superior cubrirá ampliamente el inferior; el inferior, con mucosas desprendidas, forma comisura labial bien desprendida. Las mucosas han de
    ser negras.
  • Dientes: blancos, fuertes y sanos. Colmillos grandes, afilados y formando buena presa. Molares fuertes y potentes. Incisivos más bien pequeños.
    Mordida en tijera. Existen todos los premolares.
  • Ojos: pequeños en relación al cráneo, almendrados, preferiblemente
    oscuros, de color avellana, de mirada atenta, noble, dulce e inteligente, de gran severidad ante un extraño. Párpados de piel gruesa, pigmentados en
    negro. El párpado inferior deja ver parte de la conjuntiva.
  • Orejas: medianas y caídas, de forma triangular, planas. Insertadas por encima de la línea de los ojos. En reposo, caídas y pegadas a las mejillas, sin
    resultar demasiado adosadas al cráneo. En atención, separadas de la cara y parcialmente erguidas en su tercio superoposterior. No deben ser amputadas.
  • Cuello: Troncocónico, ancho, fuerte, musculado y flexible. Piel gruesa y despegada. Papada doble de amplio desarrollo.

Cuerpo

Rectangular. Fuerte y robusto, denotando gran potencia, pero flexible y ágil.

  • Línea superior: recta, horizontal; incluso en movimiento.
  • Cruz: bien marcada.
  • Dorso: potente, musculado.
  • Pecho: ancho, profundo, musculado y poderoso. La punta del esternón marcada. Costillas con amplios espacios intercostales y redondeadas, no
    planas. Lomo largo, ancho y poderoso, se estrecha a medida que llega al ijar.
  • Grupa: ancha y fuerte. Su inclinación es de unos cuarenta y cinco grados con relación dorsolumbar y a la horizontal al suelo. Alzada a la grupa igual a la
    alzada la cruz.
  • Línea inferior: vientre muy moderadamente recogido; los ijares descendidos
    y los flancos muy amplios.
  • Cola: de nacimiento muy grueso e inserción media. Fuerte, flexible y poblada de pelo más largo que en el resto del cuerpo. En reposo, su porte es bajo,
    llegando cumplidamente hasta los corvejones, a veces acodada en su cuarto final. Cuando el animal está en movimiento o excitado, la levantará en sable,
    con rosca en su final, pero nunca doblada en su totalidad, ni descansando sobre la grupa.

Extremidades
Extremidades anteriores (parte delantera).
Perfectamente aplomadas. Rectas y paralelas vistas de frente.
– Espaldas: oblicuas, muy musculadas. Más largas que el antebrazo.
– Brazo: fuerte, de longitud similar a la escápula.
– Codos: bien pegados al tórax.
– Antebrazo: fuerte, de hueso perpendicular. Su longitud será el triple de la de
la caña.
– Carpo y metacarpo: visto lateralmente, poco inclinado. Es prácticamente la
continuación del antebrazo. Fuerte de hueso y potente metacarpo.
– Pies: de gato. Dedos apretados. Falanges fuertes, altas y bien curvadas.
Uñas y tubérculo plantar robustos y duros. Membrana interdigital moderada y
provista de pelo.
Extremidades posteriores (parte trasera).
Potentes y musculadas. Lateralmente, adecuadas angulaciones, amplios
ángulos articulares. Correctos aplomos, vistos de frente y de perfil.

– Muslo:fuerte y musculoso.

– Pierna: larga, musculosa y fuerte de hueso.
-Corvejón: bien marcado, con nítida apreciación de tendón, sin desviaciones.
-Pies: de gato, ligeramente ovalados. Presencia o no de espolones, que
pueden ser simples o dobles, admitiéndose su amputación.(en el antiguo
estándar se exigía la presencia de espolones dobles).

Andadura
La marcha preferida es el trote, que ha de ser armónico, poderoso, sin
tendencia a la lateralidad. Sin ambladura.
Piel
Elástica, gruesa, abundante y de color rosáceo, con pigmentaciones más
oscuras. Todas las mucosas serán negras.
Capa
Pelo
Tupido, grueso, semilargo, liso, repartido por el cuerpo hasta los espacios interdigitales. Se distinguen dos tipos de pelo: uno de cobertura sobre el dorso
y otro de protección sobre los costillares y flancos.Más corto en los miembros y más largo y sedoso en la cola.
Color
Color indeterminado, siendo más apreciados los colores uniformes: amarillos, leonados, rojos, negros, lobatos y cervatos.Asimismo, apreciados los colores
combinados: atigrados, cervatos y píos.
Talla
No existen límites máximos de talla, siendo más apreciados, dentro de armoniosas proporciones, los ejemplares de mayor alzada.
Límites mínimos:
Machos: 77 cm.
Hembras: 72 cm.
Estas alzadas se desea que sean superadas ampliamente, siendo conveniente rebasen los machos los 80 cm. y las hembras los 75 cm.
Defectos
– Leves: perfiles de cara acarnerados sin exceso. Ausencia de algún premolar.Mordida en pinza. Línea dorso-lumbar débil, distorsionada y ondulante durante
la marcha. Cañas y pies débiles, no en exceso. Timidez no excesivamente acentuada.
– Graves (excluyen de la calificación Excelente): hocicos puntiagudos.Enognatismo moderado. Ausencia de varios premolares o caninos si no se debe a traumatismo. Línea dorso-lumbar ensillada. Alzada a la grupa, notablemente superior a la alzada a la cruz. Aplomos incorrectos: débiles o desviados. Braceos laterales durante la marcha. Corvejones de vaca durante la marcha o en estación. Pelo ondulado, rizado o excesivamente largo.Amputación en orejas o cola. Entropión o ectropión excesivo. Carácter desequilibrado, excesiva timidez o exagerada agresividad. Aspecto frágil o linfático exagerado. Cola apoyada sobre la grupa.
– Eliminatorios (no aptos en la Confirmación para la Cría): Nariz partida. Cualquier grado de prognatismo. Enognatismo excesivo. Trufa o mucosas
despigmentadas o acompañadas de ojos claros. Monorquidismo o criptorquidismo.