Gurami Perla
Foto propiedad de: www.aquariumdomain.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Nombre común: Gurami perla.

Nombre científico: Trichogaster leeri.

Distribución

Se le puede encontrar en las aguas estancadas y charcas de del sudeste asiático: Península de Malaca, Tailandia, Sumatra y Borneo.

Descripción

El gourami perla es un bello pez con un impresionante colorido y un carácter inmejorable. Respeta la vegetación y si de algo se puede quejar el aficionado que los tiene en su acuario es quizás de su excesiva timidez.
Pertenece a la familia Belontiidae, igual que los betas, y al igual que estos posee un órgano cefálico auxiliar de respiración denominado laberinto, que les ayuda a sobrevivir en las cenagosas y cálidas lagunas pobres en oxígeno que son su hábitat natural.
Los ejemplares adultos en esta especie pueden alcanzar una talla de 11 cm. Raramente, algunos ejemplares llegan a alcanzar los 12,5 cm. Cuenta con el cuerpo aplanado y ancho de otras especies de guramis. El color de fondo es plateado / pardo tendiendo al violeta, con un punteado más claro que cubre todo el cuerpo. Una gruesa línea negra comienza en la boca y se extiende hasta las tres cuartas partes de la longitud del cuerpo. Suelen presentar una mancha negra en la base de la cola. Existe dimorfismo sexual, que es tanto más claro cuanto más maduro es el pez. En el macho, la aleta dorsal esta mucho más alargada que en la hembra y termina en punta, mientras que la aleta anal está mucho más desarrollada y tiene un aspecto deshilachado. Además, en ejemplares maduros y durante la época de reproducción, la zona de la garganta y el vientre toman en el macho un impresionante color naranja No son tan resistentes como sus primos los guramis azules, pero su mayor colorido compensa con creces este defectillo, de todas formas no se puede decir que sean ni mucho menos peces delicados. Si las condiciones de dureza, Ph y temperatura son las adecuadas han demostrado ser animales muy resistentes y fáciles de reproducir. Son también muchos los casos de aficionados que han mantenido sin mayores problemas incluso reproducido a estos peces en aguas duras y alcalinas Este animal se importó por primera vez como pez de acuario en el año 1933.
El gurami perla nunca ha sido un pez tan frecuente como el azul, lo que justifica que no haya tantas mutaciones como para este último, sin embargo la cría selectiva y la hibridación entre distintas especies de guramis está dando lugar a la aparición de nuevas variedades e híbridos.
Como ya hemos dicho su principal defecto es su timidez, si no se encuentran a gusto en nuestro acuario tendrán colores apagados y por lo general una vida corta. Cuando se asustan o están muy excitados llegan a saltar.

Temperatura

Entre 24º y 28º C. Si se le quiere reproducir, tendremos que mantenerlo a 27º – 28º C, si no, es mejor tenerlos a 25º C, puesto que su metabolismo es algo más lento y su vida más larga.

Agua

En su medio de origen habita charcas cenagosas, con gran cantidad de materia orgánica en suspensión, pobres en sales y con un Ph ácido. El único elemento abundante en disolución es el hierro que da su característico color rojo al agua. Obviamente no es necesario reconstruir exactamente estas condiciones en un acuario. Con la cría en granjas se a logrado “reducir” los requerimientos en lo que a condiciones del agua se refiere, llegando incluso o vivir sin problemas en aguas duras y alcalinas. Sin embargo las condiciones adecuadas para esta especie son un Ph entre 6 y 7 (mejor entre 6.5 y 7) y blanda (TAC inferior a 4º franceses, un grado francés de dureza es igual a 10 mg de calcio por litro de agua).

Alimentación

Los guramis son animales omnívoros con un claro predominio del componente animal sobre el vegetal en su dieta, no suelen morder las plantas, y prefieren algas como parte vegetal de su dieta. Aceptan sin problemas los alimentos en escamas, pero si se quiere tener animales sanos y en condiciones de reproducirse habrá que recurrir a los alimentos naturales (vivos o congelados).
Pese a su tamaño hay que decir que los guramis perla tiene una boca proporcionalmente muy pequeña, cosa que hay que tener en cuenta. Si les damos alimentos troceados (por ejemplo gusanos), habrá que despedazarlos más finamente de lo que cabría esperara si no queremos que nuestros guramis perla sean incapaces de comerse los trozos. Dos comidas a lo largo del día sería lo más indicado, una con alimento en escamas y al otra con natural.

Reproducción

Gurami Perla
Foto propiedad de: http://www.aquariumdomain.com/

No es difícil ni mantener ni criar esta especie si se respetan las condiciones en lo que a características del acuario, agua y dureza se refieren. Al igual que los betas, los guramis perla construyen un nido de burbujas que puede llegar a tener unas dimensiones considerables. Durante la época de reproducción el macho tiene un brillante color naranja en su zona ventral.
Al igual que en otras especies, si queremos tener unas ciertas garantías de que el desove se lleve a cabo, hay que alimentar a los reproductores abundantemente con presas naturales como larvas de mosquito o tubifex, preferiblemente vivos, si no congelados. Algunos días antes de llevar a los reproductores al tanque de puesta puede ser recomendable separarlos. El recipiente ideal de puesta será de 50 litros para una pareja. Deberá ir provisto de una tapa, y las plantas flotantes son recomendables por no decir imprescindibles. La superficie del agua debe estar en calma para permitir al macho construir su nido de burbujas. Deberemos así mismo preparar un macizo de plantas lastradas como refugio para la hembra que retiraremos cuando ya no sean necesarias (no es imprescindible). Se puede prescindir del substrato, pero si lo deseamos podemos usar grava fina El cortejo es curioso y durante el mismo es frecuente que los integrantes de la pareja se toquen con sus aletas pectorales modificadas a modo de antenas. Durante el desove e igual que en el caso de los betas el macho rodea a la hembra. Los huevos son más ligeros que el agua debido a que en su interior hay abundantes gotitas de grasa. El macho suele recogerlos y llevarlos al nido, pero otras veces no lo construye y deja que los huevos floten libremente o no los lleva hasta el nido. A pesar de esto los huevos eclosionarán igualmente. La puesta puede ir de una decena de huevos hasta 500. Tras acabar la puesta la hembra huye del macho que la ataca, momento apropiado para retirarla. Durante su vigilia el macho no se alimentará, así que no debemos darle de comer para evitar la contaminación del agua. A 28º C la incubación dura unas 24 horas. Dos días después de la eclosión los alevines son capaces de nadar por si mismos, momento apropiado para retirar al macho y disminuir la altura del agua a 10 cm. Los primeros 5 – 7 días los alevines sólo podrán alimentarse de infusorios o preparados líquidos para alevines, a partir de este momento podrán comenzar a alimentarse con nauplios de artemia y gusanos micro. A partir de las 4 – 6 semanas aceptaran pienso en polvo. A medida que se desarrollen se aumentara el tamaño de las presas. Se debe cambiar al menos el 50 % del agua cada dos días. Su crecimiento es muy lento e irregular, y a menudo habrá que realizar selecciones. A partir de la cuarta semana se puede ir subiendo el nivel del agua a nivel de 2 a 3 cm por semana. Al igual que en el caso de otros peces con laberinto el periodo de formación de este es crítico. El aire sobre el agua debe de estar a la temperatura y humedad adecuada, de hay la importancia de la tapa.

Acuario Comunitario

Los guramis perla son peces ideales para un acuario comunitario en lo que respecta a su carácter. No son en absoluto agresivos, ni tan siquiera con especies mucho más pequeñas que ellos, y tienen un comportamiento plácido. Hay tres detalles a tener en cuenta a la hora de pensar en un acuario comunitario para los guramis perla. Son peces a los que gusta el calor (a 27º C están verdaderamente a gusto), y toleran muy poca o ninguna corriente, además son peces tímidos a los que no les gusta una iluminación excesiva y que requieren abundantes refugios en los que esconderse para estar tranquilos. Por estas especiales características los compañeros ideales de los guramis perla son otras especies de Guramis, colisa y betas, que tienen requerimientos en lo que respecta a agua y temperatura similares al gurami perla.
El acuario para guramis no debería ser nunca excesivamente profundo, no más de 30 cm, y es importante que sea ancho. A la temperatura del agua a la que se puede mantener a estos peces, la cantidad de oxígeno disuelta es baja, y no contribuiremos en absoluto a la supervivencia de los habitantes del acuario si dificultamos el intercambio gaseoso con una pequeña superficie de contacto con el aire en relación al volumen. El tamaño mínimo del acuario requerido para los guramis debería de ser de 100 l. Son peces que suelen nadar en los estratos superiores y medios del acuario, aunque no es raro que ocasionalmente bajen a “explorar” el fondo.
Son peces que originalmente provienen de charcas o lagunas en las que la superficie del agua está completamente cubierta por plantas flotantes, la luz que llega es muy suave, por lo que deberemos reproducir las condiciones de iluminación. Es muy recomendable usar plantas flotantes como la Salvinia o la Riccia. Todas las plantas flotantes necesitan una iluminación intensa, que además debe encontrarse situada a una distancia suficiente como para no quemar las hojas.
Los guramis perla pueden vivir en aguas que no se adapten a sus necesidades y a temperaturas más bajas, aunque sus colores serán siempre más apagados. Esta especie es muy sensible a los cambios bruscos en las condiciones físico químicas del agua, por lo que hay que tener ,mucho cuidado cuando hagamos los cambios de agua