El Grupo de Especialidad de Medicina Felina se posiciona sobre los gatos y la biodiversidad

El Grupo de Especialidad de Medicina Felina se posiciona sobre los gatos y la biodiversidad

Desde Gemfe (Grupo de Especialidad de Medicina Felina) pretenden, partiendo de datos científicos y de los estudios realizados hasta la fecha, aportar evidencias útiles para los veterinarios y público en general sobre si los gatos representan un peligro real para la biodiversidad, a la vez que plantear las soluciones más eficaces para mitigar los conflictos que
puedan presentarse.

Subrayan que “el hecho de ver numerosos gatos agrupados en colonias da la falsa sensación de que hoy en día existen más gatos que hace décadas”. “El cambio en el tratamiento de los residuos urbanos ha reducido la dispersión de la población de gatos que se alimentaban de la basura lo que no implica un mayor número de gatos de vida libre”, afirman.

También especifican que, en España, “al igual que en la mayoría de los países”, no hay datos de censos fiables de la población total de gatos de vida libre. De hecho, aseguran que tampoco existen censos fiables de gatos con hogar, ya que “por desgracia” aún no es obligatoria su identificación con microchip en todas las comunidades autónomas.

Creen que una forma de  realización de censos de gatos de vida libre podría ser mediante la colocación de cámaras de fototrampeo y abrir fichas de identificación realizando éstas de forma conjunta por parte de proteccionistas y conservacionistas, recalcan además que ese  «debería de ser el primer paso de cara a conocer el impacto de los gatos en la biodiversidad».

 

Colonia gatos

 

¿Es el gato una especie exótica invasora en España?

En Europa “los gatos llevan milenios conviviendo con la especie humana, estableciéndose una relación de simbiosis que ha beneficiado durante siglos a ambas especies”.

“Aunque en numerosos estudios científicos de otros países se habla del gato en términos de especie invasora, debe aclararse que, en nuestro país, y en general en Europa, no puede aplicarse, a diferencia de áreas como islas del Pacífico y Australia, donde varios estudios si han demostrado el origen foráneo original (europeo) de los gatos”, afirman. También recuerdan que el gato no está incluido en el catálogo de Especies Exóticas Invasoras.

En España no existe en la península ibérica ninguna especie animal que se haya extinguido o esté gravemente amenazada por culpa de los gatos.

La mayor parte de las extinciones de especies achacadas al gato sucedieron en siglos pasados cuando el gato era usado básicamente para el control de roedores y trasladado junto con los humanos a todas partes del mundo”, afirman.

“En otras épocas, la conservación de especies no era un movimiento social con tanto calado y además era práctica habitual usar a los gatos para conseguir ejemplares muertos (cazados también por humanos) y disecarlos para exponerlos, lo cual contribuyó a varias de las extinciones descritas como achacables al gato”, precisan desde Gemfe.

 

 

Es el gato el responsable de la pérdida de biodiversidad

Desde el Grupo de Especialidad de Medicina Felina señalan que “los gatos, como cazadores que son, pueden causar impacto en la biodiversidad en mayor o menor medida, principalmente por depredación (aves, reptiles, mamíferos…) y competencia en recursos alimenticios con otros depredadores” Pero subrayan que los “factores como la zona geográfica, latitud, tipo de medio (rural o urbano), son claves a la hora de analizar el impacto real de los gatos en la biodiversidad, no debiendo en ningún caso generalizar”.

“En nuestro país no existen estudios fiables acerca del impacto real de los gatos de vida libre o con acceso al exterior sobre nuestra biodiversidad en relación a otras causas del declive de las especies naturales: destrucción de hábitats, cambio climático, uso de pesticidas y venenos, sobrepesca y caza, atropellos’, causas todas ellas estrechamente ligadas a la mano del hombre, al igual que la presencia del gato, no lo olvidemos”, destacan los especialistas de medicina felina.

Acentúan,  que “las opiniones no contrastadas científicamente acerca del papel del gato en el declive de las especies naturales solo crean alarma social y un clima de enfrentamiento entre conservacionistas y proteccionistas, algo que no beneficia ni a los gatos ni a las especies naturales”.

Gemfe indica que “está ampliamente demostrado en la bibliografía que cuando se elimina un determinado número de gatos, la población a largo plazo no disminuye”, sino que otros individuos ocupan ese nicho ecológico que ha quedado libre, hecho que se conoce con el nombre de ‘efecto vacío’.

“En ocasiones además no solo no se reduce el número de gatos, sino que incluso puede aumentar o alterar el equilibrio del ecosistema‘ al proliferar especies depredadoras que estaban controladas por los gatos (mesodepredadores como ratas)”, indican.

Es una utopía, pensar en una gestión sincronizada en toda España y que a la vez se consiga atrapar y eliminar de las calles a los gatos de vida libre, ya sea sacrificándolos o encerrándolos.

“Por no hablar de los más que obvios aspectos éticos con los que tal medida entraría en conflicto y más teniendo en cuenta el grado de desarrollo de una sociedad como la española”, remarcan.

Pero es que además supone una gran presión para los refugios, las perreras municipales y las clínicas veterinarias, que deben hacer frente al sacrificio de gatos y gatitos que, por lo demás, están sanos, con el consiguiente coste emocional y ético para el personal implicado.

 

gray tabby cat sitting on grass near tree

 

Impacto de los gatos en la pérdida de biodiversidad 

Los especialistas del Grupo de Especialidad de Medicina Felina Gemfe apuestan por que se promueva la tenencia responsable de gatos, lo cual implica también minimizar las molestias que éstos puedan ocasionar a distintos niveles, incluido el impacto sobre la fauna silvestre. La educación de las personas que tienen gato es también fundamental, para que puedan proporcionarle todas las necesidades ambientales necesarias dentro del hogar.

Entre las medidas recomendadas para reducir el impacto de los gatos con acceso al exterior estarían algunas como la restricción este acceso, evitar salidas nocturnas, instalar cerramientos en jardines, esterilización, enriquecimiento ambiental o el acceso supervisado. “Pueden usarse también collares especiales que disminuyan el número de capturas, buena alimentación y aumentar el tiempo de juego al día”, explican.

Además los veterinarios recomiendan el método CER (captura, esterilización y retorno) para los gatos de las colonias felinas, asegurando que este método se ha mostrado como el “único científico” que permite una gestión ética de los gatos comunitarios mediante su censo e identificación, esterilización, atención veterinaria y retorno a su lugar de origen, así como alimentación y mantenimiento de sus hábitats-refugios en condiciones higiénico-sanitarias óptimas, por personas formadas y autorizadas a ese fin.

Además reduce el impacto de los gatos sobre la biodiversidad al reducir los desplazamientos de los mismos. Además, la depredación disminuye al estar alimentados, ya que pasan menos tiempo cazando (una media de 13 minutos al día). En este sentido, añaden que mejorar el contenido en proteína de la alimentación de los gatos comunitarios reduce significativamente la depredación de animales silvestres.

Por último, el Gemfe aboga por que se realicen censos e identificación de gatos, que no se abandone a estos animales en las calles; que se contemple la adopción de aquellos gatos de colonia que, valorados individualmente, hayan demostrado su posibilidad de adaptación al entorno doméstico; así como que todos los gatos se esterilicen; que se hagan estudios del impacto real de los gatos sobre la fauna; y que “no haya gatos malviviendo en la calle

Fuente: GEMFE