El genoma del gato

Genoma del gato
Cinnamon vive en una colonia de gatos en la Universidad de Missouri-Columbia. También es el primer felino cuyo genoma fue decodificado, y pasó a la historia científica en unión de un selecto club de mamíferos entre los que hay perros, chimpancés, ratas, ratones, vacas y seres humanos. Se espera que el mapa del genoma de Cinnamon arroje luz sobre algunas formas de enfermedades felinas y humanas.

Los gatos contraen cientos de padecimientos parecidos a los humanos como una variedad de ceguera hereditaria, y aun de otras especies (los afecta el Virus de Inmunodeficiencia de Primates, SIV por sus siglas en inglés).

Abisinio

Cinnamon es un gato abisinio de cuatro años que desciende de una familia de gatos de laboratorio criados especialmente para sufrir retinitis pigmentos, una enfermedad degenerativa que también se encuentra entre los humanos y puede producir ceguera. Este mismo año, con ayuda de la secuencia, los científicos lograron encontrar el gene de cambio -o mutación- que causa esta condición en los gatos. El análisis de la secuencia del genoma felino también podría arrojar luz en temas que van desde la evolución hasta los orígenes de la domesticación, según los científicos. “Podemos comenzar a interpretar esta información en términos de una de las creaciones especiales de la evolución, que también es probablemente uno de los más grandes depredadores que ha habido en la historia”, explicó el doctor Stephen O”Brien, del Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, quien encabezó el proyecto. Como otros mamíferos, el gato tiene alrededor de 20.000 genes, y una comparación de su genoma (los genes que constituyen y mantienen al organismo) con los de otros mamíferos permite estudiar las diferencias en términos biológicos, evolutivos y conductuales. “Una cosa que me gustaría descubrir es los genes que causan la buena conducta en los gatos, los genes que permiten la domesticación, las cosas que les impiden matar a nuestros hijos y les hacen jugar con ellos”, agregó O”Brien.

Lo que falta saber

Los gatos están entre los 26 mamíferos elegidos por el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano en Estados Unidos para hacer secuencias de genomas menos complicados. Los científicos usan un método de secuencia genética mediante el cual se extrae el ADN, se fragmenta, se secuencia y se reensambla. Este método ha permitido obtener una versión aproximada del genoma felino, incluyendo alrededor de 60% de las “letras” del ADN con muchos huecos entre ellas. Una versión más completa, que podría terminarse el año próximo, se usará para establecer comparaciones con otros animales.