Hasta marzo del año pasado en el parque alicantino Sergio Melgares, nombrado así en recuerdo del fundador y jefe de la unidad canina de la Policía Local de Alicante, podía observarse un enorme ficus que los propietarios de mascotas habían convertido en un «árbol de los recuerdos de sus mascotas desaparecidas» atando cintas anudadas al mismo.

 

Ficus con cintas

 

Debido a las roturas de varias ramas, el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alicante  procedió a la poda y saneamiento del ficus retirando todas las cintas colgadas y guardándolas con sumo respeto.

Ahora hay un nuevo «rinconcito» para el recuerdo

Los tutores de mascotas conocían a este lugar como «el rinconcito» y era muy querido por todos ellos. Según se podía observar en varias guías turísticas también era un lugar cada vez más famoso y concurrido.

 

Arbol

 

Ahora el Instituto Tecnológico del Metal de Alicante ha construido un árbol en metal para que los propietarios de perros fallecidos puedan colgar de sus ramas cintas en su recuerdo. Junto a la base del tronco de este peculiar árbol también se encuentra un perro pequeño, unos pajarillos y una ardilla en la parte superior.

 

Autor: Antonia Villalba