Introducción

ALTO
Altolamprologus calvus “white Chaitika” -Foto propiedad de: www.malawicichlidhomepage.com

 

El Altolamprologus Calvus, es un pez muy llamativo, aplanado verticalmente, con unas bonitas aletas y un gran número de manchitas blancas que cubren todo su cuerpo, salvo la cabeza.  La mayoría de cíclidos del lago Tanganyka tienen un crecimiento muy lento, al contrario que los del lago Malawi.
Su temperamento le precede, ya que es un pez al cual se le podría definir de tener “mala leche”, debido a su fuerte comportamento territorial; si con los peces de diferente especie ya es agresivo, mucho más lo es con los de la suya propia. Aparte de sus hábitos antisociales, se debe decir que es uno de los cíclidos más bonitos que hay en el mercado y lograr su reproducción es todo un reto.
Como es un cíclido al que le gusta mucho esconderse y tiene esta forma tan aplanada, convendría tener mucho cuidado en no dejar espacio entre las rocas decorativas y el cristal trasero del acuario, ya que los altolamprologus, se verían tentados en quedarse allí la mayor parte del tiempo y casi no saldrían para deleitarnos con su espectacular forma. No se debería tener en acuarios inferiores a 100 litros.
Sus compañeros de acuario, podrían ser aquellos cíclidos del Tanganyka de los géneros neolamprologus, lamprologus, ledilamprologus, julidochromis e incluso algún tropheus o ophthalmotilapia, pero nunca con aquellos más pequeños que él. No conviene mezclarlos con cíclidos menos agresivos como los cyathopharynx o xenotilapia .
Se le puede alimentar con alimento artificial, congelado, camarones de la costa del mar (sólo los más pequeños), gambusias, caracolas de mar hervidas y demás alimento vivo que le quepa en su boca (es una de las razones por la que no se deberá tener junto a peces más pequeños).

Sexado

Altolamprologus Calvus, foto de: http://www.g-hoener.de/images/14%20Afrika-Tanganjika/Altolamprologus_calvus_l.jpg

 

En los ejemplares jóvenes, es prácticamente imposible sexarlos. Pero una vez son adultos, los machos miden 15 cm. y las hembras sólo llegan a 10.

 

Reproducción

La reproducción, sólo está reservada a aquellos aficcionados más expertos, ya que requiere una serie de técnicas de control del agua más complejas. Así y todo, con un agua de Ph: 8.5 y una temperatura de 26 o 27 º y una dieta rica en vitaminas, se podría tener suerte y conseguir su reproducción en cautividad, aún así, sólo nacen unos 20 alevines (o menos) por puesta y además crecen a un ritmo desesperadamente lento.