raza-gato-absinio1-612x252

HISTORIA

Se dice que el gato abisinio es descendientes de un gato llamado Zula, traído a Inglaterra por el capitán Barrett Leonard cuando regresó de servicio en las guerras de Abisinia en la década de 1860. Al parecer, el capitán trajo dos gatos, pero Zula fue el único superviviente. Aunque no hay un registro verificable de los abisinios descendientes directos de Zula, esta raza fue exhibida en el Crystal Palace en 1871, por lo que puede presumir de ser uno de los gatos de raza originales. Lo que es seguro es que cada Abisinio que hay en el mundo es descendiente de los gatos criados en Reino Unido.

Pero, una investigación reciente publicada en la revista Science sugiere que el primer gato que vivió con los humanos fue en Oriente Medio hace unos 130.000 años. No cabe duda de que los egipcios veneraban a los gatos: prohibieron su exportación de Egipto, establecieron templos para su culto, especialmente en Bubastis y los momificaron por millares.  Esta adoración del gato en Egipto se deriva de su capacidad para proteger los almacenes de grano cosechado en el valle del Nilo. Aunque los egipcios también los utilizaron para la caza, como varios murales atestiguan.

Muchos fueron enviados a Liverpool en el siglo XIX por saqueadores para ser utilizado como fertilizante. La conquista romana de Egipto puso fin a la prohibición de las exportaciones de los gatos. Cuando los romanos descubrieron que el clima británico era extremadamente favorable para el cultivo del trigo que necesitaban para alimentar a sus ejércitos utilizaron a los descendientes de los gatos traídos de Egipto para proteger los graneros en Gran Bretaña. Asi que lo más probable es que los abisinios sean hijos de los gatos que llevaron a cabo este “trabajo”.

De una forma u otra, es imposible asegurar los verdaderos orígenes de esta raza. Sin embargo, si podemos asegurar que este tipo de felinos han sobrevivido al menos un siglo.

DESCRIPCIÓN

  • Tipo: mediano.
  • Cabeza: cuneiforme, frente abombada, perfil de curva suave.
  • Ojos: grandes, almendrados, bien separados entre sí; de colores luminosos: ámbar, verde o amarillo, puro, claro e intenso, rodeado con el color del ticking
  • Cuerpo: de longitud media, compacto, flexible, musculoso.
  • Cola: muy larga, de base ancha, puntiaguda.
  • Pelaje: corto, suave, denso, apretado, pegado al cuerpo.
  • Colores: ticking característico: dos o tres franjas alternadas de color oscuro y claro sobre cada pelo, con la punta oscura. Colores: salvaje o ruddy, sorrel, azul, fawn y silver.

CARÁCTER

La del Abisinio es una raza que reclama afecto de quienes poseen algún ejemplar de la misma pero sin que ello obste a que pueda mostrarse reservada e independiente. Se le debe conceder tiempo cuando lo necesita. Es más bien adecuada para las personas adultas. Aun cuando un Abisinio es un felino excelente para vivir en un ambiente familiar, conviene señalar que probablemente como mejor se encuentra es en hogares en los que no deba competir para gozar de los favores de su dueño.

Este gato es inteligente y activo. Debe recordarse que es una raza muy atlética como claramente sugiere su constitución corporal. Si en una de sus frenéticas carreras desde una habitación a otra destroza algún ornamento, nos conviene tener presente que se trata de un precio muy reducido que deberemos pagar a cambio de poseer un felino de porte tan imperial. Para un Abisinio, el mundo y el hogar de su dueño constituyen un reino que se extiende a sus pies y éste es un extremo que haremos muy bien en tenerlo siempre presente. De una raza tan noble no debe esperarse que se comporte como cualquier gato callejero, ya que después de todo fue cuidadosamente criado para ser un felino de alto estándar.

Fuentes: theabycat.com                                     Web: www.mascoteros.es