Desde el comité científico de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) queremos transmitir tranquilidad a todos los propietarios de mascotas y a la sociedad en general y aclarar dichas informaciones basándonos en hechos científicos:

  • Hasta la fecha, no existen evidencias científicas sobre que los animales domésticos pudieran transmitir COVID-19. Tampoco hay evidencias que sustenten un papel de las mascotas infectadas por humanos en la diseminación del virus. El número de animales supuestamente afectados es anecdótico en comparación al gran número de personas infectadas en el mundo actualmente. Hasta la fecha no se ha evidenciado la transmisión del COVID-19 entre animales domésticos y tampoco a personas.
  • En todos los casos particulares de animales que han resultados positivos al COVID-19, el contagio provenía al convivir o tener contacto directo con una persona infectadacon este virus.
  • En cuanto al estudio realizado en China, aún no revisado científicamente, hay que interpretar con precaución los resultados:
    • La infección de los animales se ha realizado bajo condiciones experimentales, con una gran carga vírica que no encontrarían en condiciones naturales.
    • Además, los animales quedaron confinados en instalaciones de laboratorio muy diferentes a las que se encuentran perros, gatos y hurones en domicilios particulares.
    • No se detectó material genético del virus en perros, lo que sugiere que son muy poco susceptibles a la infección por COVID-19.
    • En gatos y hurones sí se detectó ese material genético del virus, lo que parece que les hace más susceptibles que otras especies, sin presentar signos clínicos.
    • Los hurones suponen un modelo adecuado para futuras investigaciones para desarrollar tratamientos y vacunas para controlar la infección por COVID-19.
    • Todo eso hace que los resultados experimentales no sean del todo aplicables a nuestras mascotas.
Covid y mascotas
Por ahora, solo se conoce el caso de un gato con coronavirus en Bélgica. / Adobe Stock

Los puntos importantes a tener en cuenta del papel de nuestras mascotas en la transmisión del COVID-19 son:

  • El contacto de las mascotas con personas infectadas de COVID-19 podrían hacerlas actuar como vectores físicos del virus, al igual que otras superficies con las que la persona infectada contacta.

Por ello, es importante que las personas infectadas de COVID-19 se aíslen también de sus mascotas. En estos casos, el animal deberá ser atendido por una persona no infectada.

  • Recordar a todos los propietarios de mascotas mantener unas apropiadas normas de higiene, así como recoger y eliminar de forma adecuada sus deyecciones, como se realizaba antes de confinamiento,
  • Las reglas de confinamiento, necesario para la salud de todos, deben también extenderse a nuestros animaleslimitando los paseos de los mismos a lo estrictamente necesario y manteniendo la distancia de seguridad indicadas por los organismos sanitarios, evitando de esta forma el contacto con otros perros y personas.

En cuando a los gatos, su situación de confinamiento normal en las casas hace que estos no puedan contagiarse.

Por todo lo expuesto, tanto la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización Colegial Veterinaria Española (OCV), y las asociaciones españolas de veterinarios como AMVAC, mantienen que no hay evidencia científica que sugiera que los animales infectados por humanos tengan un papel en la propagación del COVID-19 entre los propios animales, ni que lo transmitan a los humanos.

La solidaridad de todos será lo que nos mantenga sanos