Autor: Carolina Pinedo             Web: Eroski

Hay que exigir que el establecimiento sea legal y que vele por el cuidado de los perros, gatos y otros animales

Un animal se puede comprar en España a través de una tienda o de un criador. En ambos casos el establecimiento debe cumplir la legislación autonómica sobre esta actividad. Este artículo explica cuál es la normativa para poder comprar o vender un perro o gato en España, con el fin de garantizar su bienestar y poder denunciar posibles irregularidades.

 

Conocer la leyes de compra-venta de animales y sus derechos

cachorro

 

No existe una única ley que regule la compra-venta de perros y gatos en España. Son las leyes de protección animal de cada comunidad autónoma las que recogen los requisitos en este sentido.

 

La legislación de cada comunidad autónoma tiene como objetivos velar por los derechos del consumidor pero, también, por el bienestar de los animales.

adoción

Antes de continuar, conviene hacer un apunte: cada año se abandonan más de 110.000 perros y gatos en España. La adopción es una forma de frenar el abandono y de dar hogar a los animales que esperan una familia que les quiera.

No obstante, conocer la legislación de compra-venta de animales en España permite no ser estafados. Y, también, velar por los derechos de los animales que se venden en estos establecimientos.

Los establecimientos que venden animales en España deben cumplir los siguientes requisitos:

1. Las tiendas de animales deben ser núcleos zoológicos

Este requisito implica que los centros y criaderos de perros y gatos deben cumplir unas condiciones higiénico-sanitarias que garanticen el bienestar de los animales, así como su protección frente a las inclemencias climatológicas.

El local debe estar limpio y contar con asistencia veterinaria. En 2011, se registraron un total de 443 infracciones en establecimientos dedicados a la venta de animales domésticos.

2. Los establecimientos de perros y gatos deben estar registrados

El registro de los establecimientos de compra-venta de animales es obligatorio. Es un modo de vigilar que los centros cumplen con la legislación autónoma correspondiente. Es decir, que garantiza el bienestar de los perros y gatos.

3. Personal especializado en animales

Los animales que se albergan en un establecimiento para su venta deben contar con personas cualificadas para su cuidado y atención. Entre otras atenciones, los perros y gatos deben tener acceso al cuidado veterinario que puedan necesitar.

En cuanto a las instalaciones de las tiendas de animales, estas deben contar con zonas de aislamiento donde puedan permanecer los animales enfermos en cuarentena.

4. Permisos para abrir un local de venta de perros

El ayuntamiento de cada localidad es quien otorga la licencia de apertura del negocio dedicado a la compra-venta de animales. Por su parte, los gobiernos autonómicos son los encargados de verificar que el establecimiento cumple los requisitos para ser declarado como núcleo zoológico. Es decir, que cuenta con las condiciones higiénico- sanitarias adecuadas.

Este documento que acredita que el ayuntamiento ha concedido el permiso para que el establecimiento ejerza su actividad debe estar visible para los clientes.

Las ayuntamientos pueden endurecer las leyes de las comunidad autónoma, con el fin de mejorar el bienestar de los animales. “La comunidad autónoma establece un mínimo dentro de su competencia y las ordenanzas municipales pueden endurecer esa legislación autonómica en materia de protección animal”, señala Daniel Dorado, abogado especializado en defensa de animales.

5. ¿Es legal exponer a los perros y gatos en el escaparate?

Uno de los aspectos más controvertidos sobre la legislación referente a la compra-venta de animales en establecimientos es la exhibición en los escaparates.

Cataluña es la única comunidad autónoma española que prohíbe la exhibición de animales en los escaparates.

“Exponer a los perros y gatos impulsa la compra irracional de animales que no se pueden cuidar y que pueden quedar abandonados meses después”, advierte Arancha Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid.

Además, la venta ambulante de animales está prohibida en España. “Sería imposible cumplir los requisitos que conlleva el ser núcleo zoológico”, explica Dorado.

Documentación que se puede exigir al comprar un animal

Los clientes de tiendas de animales tienen el derecho (y el deber) de exigir a los responsable de estos establecimientos determinada documentación, que garantice sus derechos como consumidores pero, también, los del animal.

Antes de adquirir un perro o gato es recomendable solicitarla cartilla sanitaria oficial, donde consten todos los datos posibles sobre el can: raza, pedigrí, vacunaciones y su estado de desparasitación.

En esta documentación deben constar los sellos de las clínicas veterinaria, con su número de colegiado correspondiente.

Por otro lado, hay que solicitar un documento de compra-venta, que especifique que el animal está sano. Lo habitual es que la tienda ofrezca a su cliente una garantía de quince días para poder reclamar en caso de que el animal enferme o muera.

Aunque hay enfermedades cuyos síntomas no aparecen pasados hasta pasados quince días. Con el documento donde se garantiza la salud del animal, se adquiere un mayor plazo de la garantía si se tiene que reclamar.

Acudir al veterinario con el perro recién comprado es fundamental para hacer un chequeo que certifique su correcto estado de salud.

De esta manera, en caso de que el can necesite algún tratamiento, será el propio establecimiento quien se haga cargo del coste.