Hablar al perro tras un día duro o disfrutar de las monerías que escenifica para el dueño son solo algunas formas de sentirse más feliz en compañía de la mascota.

Imagen: sweetron1982

Su perro le proporciona grandes dosis de compañía, cariño y amor. Su mascota, además, le ayuda a llevar un estilo de vida más saludable y a fortalecer las relaciones sociales con otras personas amantes de los animales. Reír, hablar y disfrutar de un modo intenso de la relación con su can contribuye a que usted sea una persona más feliz. Descubra las claves para aumentar su bienestar gracias a la convivencia con su perro.

Contar con un perro en la familia nos echa una mano para cuidar de nuestra salud.

Contar con un perro en la familia ayuda a cuidar de nuestra salu

 

Los paseos diarios al aire libre que precisa el can favorecen que el propietario del animal rompa con los hábitos sedentarios poco saludables que haya podido adquirir y cuide más su estado físico. Esto explica el hecho de que tener un amigo peludo en casa pueda ayudarnos a cuidar, entre otros órganos, de nuestro corazón.

Las virtudes que la actividad física diaria con su perro proporcionan a su organismo no son los únicos aspectos positivos de la convivencia con el animal. Una relación estrecha con su mascota ayuda a reducir el estrés y a ser también un poco más feliz.

Disfrute de su perro y sea más alegre: instrucciones

Uno de cada cuatro hogares europeos considera a un perro como un miembro más de su familia, según los datos para 2010 de la Federación Europea de Productores de Alimentos para Mascotas (FEDIAF). La organización estima que cerca de 70 millones de canes residen en las casas europeas.

No siempre somos conscientes, sin embargo, de los beneficios emocionales que proporciona el hecho de cuidar de forma apropiada del perro. “No es extraño que los propietarios de perros experimenten menos ansiedad mientras que, además, suelen ser más capaces de recuperarse de las situaciones estresantes vividas durante la jornada”, explican desde el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.

Las “charlas” con su perro le ayudan a superar un día duro

Hablar con su perro no tiene por qué considerarse como una actitud extraña. Dedicar palabras amables a su mascota a diario es un modo de estrechar el vínculo con el perro de forma saludable. Cuando la jornada ha sido dura en casa, en el trabajo o en el centro de estudios, hablar a nuestra mascota puede ayudar a desahogarnos.

Las mascotas son unos oyentes excepcionales. Entre otras virtudes, el perro no le juzgará. Su amigo de cuatro patas le ofrecerá un oído: algo muy necesario, sin duda, cuando uno debe superar una mala jornada o una experiencia poco favorable y no encuentra a nadie más que le escuche.

Amar y ser amado

Como ocurre con el amor que se siente hacia las personas, el cariño que da a su mascota no solo beneficia al animal, sino que repercute también en usted. La ternura que proporciona a su perro aumenta su propia sensación de bienestar, al saber que hace feliz a su can.

Las muestras de ternura que puede proporcionar a su amigo son variadas: desde caricias y palabras amables, que reconfortan a su perro y le animan a sentirse cerca de usted, hasta los juegos en su compañía y los necesarios paseos cotidianos que su animal precisa para mantenerse sano.

Aceptar el amor incondicional que su mascota le da cada día es, además, un modo de estar de mejor humor y de ayudarle en ciertos episodios de tristeza que pueda experimentar. Un perro no suele vacilar en mostrarle lo importante que usted es para él, incluso en los momentos difíciles.

Deje que su perro le haga reír

Los amantes de los perros lo saben: las mascotas son una fuente inagotable de monerías. Disfrute de losmomentos divertidos que le proporciona su mascota: no es extraño que un animal repita un gesto o determinada conducta si percibe que su dueño se ríe de forma amable cuando la escenifica.

Dedicar palabras amables a su mascota a diario es un modo de estrechar el vínculo con el perro de forma saludable

Conviene aprender a sacar partido de los momentos cotidianos de nuestro perro, y percibirlos con dulzura. Una siesta con su perro en el sofá, cuando su mascota se enrosca de forma plácida para dormir, es una valiosa imagen llena de dulzura. Disfrutar de estos momentos cotidianos que le ofrece su perro es un modo de aprender a ser una persona más sensible y feliz.

Consejos

  • Las mascotas son unos “oyentes” excepcionales y, entre otras virtudes, puede estar seguro de que el perro no le juzgará.
  • La ternura que proporciona a su perro aumenta la sensación de bienestar en usted, al saber que hace feliz a su can.
  • Aceptar el amor incondicional que su mascota le da cada día es un modo de estar de mejor humor y de ayudarle en ciertos episodios de tristeza que pueda experimentar.
  • Disfrute de los momentos divertidos que le proporciona su mascota.
  • Aprenda a sacar partido de los momentos cotidianos del perro y a percibirlos con dulzura.

 

Autor: Eva San Martín                                    Web: www.consumer.es