paseando_mi_perrocollar_o_arnes-700x325

Muchos propietarios piensan que si cambian el collar de su perro por un arnés empezará a tirar de la correa. No es así.

Los perros tiran de la correa por diversas razones, entre ellas:

  • Perros que necesitan más relaciones sociales con otros perros
  • Perros con problemas de ansiedad o miedos
  • Porque salen muy excitados de casa
  • Por correas demasiado cortas

En cualquier caso, usar un collar no hará que tiren menos, si no que aumenta el riesgo de sufrir lesiones en estructuras muy sensibles del cuello como las vértebras, la glándula tiroides y la tráquea así como dolores de cabeza y contracturas. Las zonas donde presiona un collar tenso son de paso de gran cantidad de nervios y vasos sanguíneos, que también pueden verse afectados. Si además el perro recibe “tironcitos” por accidente o como corrección es aun peor.

Además de los riesgos para la salud, muchos perros tienen malas asociaciones precisamente por las molestias que esto les causa y pueden mostrar problemas de comportamiento.

De un estudio de Anders Hallgren sobre 400 perros en 1991 se desprendía que casi el 63% de los perros tenía problemas de espalda en el momento del examen, y estos además presentaban alteraciones de comportamiento en un porcentaje muy superior a los que no tenían esos problemas (Problemas de espalda en perros. La causa subyacente de los problemas de comportamiento. Ed. KNS Ediciones).

Paseando mi perro con arnés

Por tanto, la mejor opción es usar un arnés. El modelo dependerá de la fisonomía del animal, ya que hay gran cantidad de modelos y no todos se ajustan igual a todas las razas. Elegir un material suave y flexible debería primar sobre el diseño, ya que un material abrasivo puede dañar el pelo y la piel del perro. Los modelos forrados son la mejor opción. Si tu perro nunca ha llevado arnés antes, revisa después de cada paseo las zonas donde este entra en contacto con zonas sensibles para evitar heridas o lesiones.

Es muy común observar que perros a los que se les cambia el collar por el arnés dejan de tirar de la correa. Esto ocurre porque desaparecen las malas asociaciones que había y disminuye la ansiedad del perro al salir de paseo.

En cualquier caso, si tu perro tira mucho deberías recurrir a un profesional de la educación canina (que trabaje sin castigo por supuesto) o probar con un arnés antitiro. En estos arneses la correa se engancha por delante y lo único que tenemos que hacer es pararnos si el perro tira. En unos pocos minutos podremos dar un paseo tranquilo sin los molestos tirones, pero no olvidemos que esto no soluciona problemas de comportamiento, sólo nos ayuda a enseñar a nuestro perro a caminar sin tensión en la correa.

Evita otros modelos antitiro que se enganchan por detrás y que presionan al perro cuando este tira de la correa, no son más que otra versión de los collares de castigo.

 

Autor: Almudena Ortiz – Dogstar     

Web:   Su Protección – Mascoteros

 

Dogstar está formado por José Luis Arias y Almudena Ortiz, terapeutas holísticos del comportamiento canino.

Basan su trabajo en la aplicación de las teorías de aprendizaje animal, construyendo una relación propietario-perro basada en la confianza y respeto mutuo, obteniendo un aprendizaje fiable y duradero. En ningún caso utilizan castigos o métodos aversivos.

Están especializados en terapias de modificación de conducta. Su objetivo es dotar a cada persona de las herramientas necesarias para cambiar los comportamientos problemáticos y empatizar con su perro para profundizar en el origen de estos, así como aprender a afrontar situaciones futuras.