2014-01-07 20.45.41 (1)

Un circo es ese lugar dónde se supone que vas y te envuelve la magia. Todo es perfecto, hay risas, salen payasos, acróbatas, números con animales y todo es divertido.

Pero la verdad es que no es así. Detrás de cada espectáculo con animales se esconde una vida cruel. Los animales son explotados, castigados y maltratados. Permanecen la mayor parte de sus vidas en míseras jaulas, o encadenados para que no puedan huir, lo que les causa graves daños en las patas, como por ejemplo a los elefantes. A la hora de viajar de una ciudad a otra realizan largos trayectos en espacios que apenas pueden moverse y con condiciones climatologícas que distan mucho de ser las adecuadas para su traslado.

Las actuaciones provocan en los animales ansiedad y desordenes psicológicos. Comportamientos estereotipados (moverse de un lado a otro de la jaula), morder barrotes, automutilaciones etc. Sí no realizan bien sus números son castigados con látigos, varas, o sin alimentación.

Foto de: León Vegano
Foto de: León Vegano

 

En el caso de los tigres son obligados a pasar con aros de fuego, cuando realmente les causa un miedo atroz. Los elefantes terminan con increíbles dolores en sus extremidades delanteras y traseras por los números de levantarse a dos patas y aguantar todo su peso.

Sí quieres un espectáculo agradable piensa en un circo sin animales. Lo disfrutaras igual, pero no colaboraras haciendo uso de vidas inocentes para deleitarse con exhibiciones graciosas . !No seas partícipe de éste drama!

Foto de Riberaexpress.es
Foto de Riberaexpress.es