El distrito de Nou Barris ha ordenado, por vía de urgencia, el cese cautelar de la actividad de la tienda de animales Ladridos y se ha procedido a precintar las instalaciones de venta y estancia de animales.

Esta medida se toma después de que una primera inspección, la semana pasada, detectara incumplimientos importantes, y se suma al expediente sancionador que está en curso en aplicación de la Ordenanza de protección, tenencia y venta de animales.

La inspección tenía como objetivo garantizar que se cumplen tanto la normativa de instalaciones como los requerimientos de salud de los cachorros en venta: que no tengan menos de 8 semanas, que no estén más de 3 semanas en la tienda, que tengan todas las vacunas en regla y que reciban la atención veterinaria que requieren.

A los incumplimientos detectados por la Guardia Urbana y el Departamento de Gestión y Protección de los Animales se añaden una serie de nuevas denuncias de personas que, alertadas por la noticia, aseguran haber comprado animales enfermos en esta tienda.

 

Tienda precintada

Un caso parecido en L’Eixample

Paralelamente, el distrito de L’Eixample está acabando el expediente de cese de la actividad de la tienda Bitxets, por los mismos motivos, a raíz de los hechos evidenciados por los servicios de protección de los animales y la GUB en la inspección realizada el pasado diciembre, en que se intervinieron 34 cachorros.

Desde el 2013 se han cerrado nueve tiendas por incumplimientos de la Ordenanza de protección, tenencia y venta de animales y se han intervenido más de novecientos cachorros.