El Ayuntamiento de Burriana arranca una nueva campaña de su proyecto de ciencia ciudadana para el estudio y la conservación de las tortugas autóctonas que habitan el Paraje Natural Municipal del Clot de la Mare de Déu, el galápago europeo (Emys orbicularis) y el leproso (Mauremys leprosa), y atajar los problemas provocados por el abandono de especies invasoras, según ha anunciado el concejal delegado de Sostenibilidad Medioambiental, Bruno Arnandis.

 

Tortugas del Clot

 

Ambas especies, ha recordado, están protegidas y cuentan con presencia en el municipio, pese a que sus poblaciones se ven afectadas por el abandono incontrolado de tortugas americanas o asiáticas, que son muy populares por su reducido tamaño, su bajo precio y la poca atención que requieren.

Desde el área municipal de Sostenibilidad Ambiental, el concejal Bruno Arnandis ha destacado la importancia de que la ciudadanía conozca “la prohibición de liberar animales exóticos en espacios naturales”, y también que si alguna persona quiere deshacerse de su tortuga exótica, “debe llamar al 112 para que le indiquen cómo proceder o le pondrán en contacto con el agente medioambiental de la zona”.

Al respecto, ha añadido que pocas personas saben que estas especies de tortugas “crecen hasta los 30 centímetros y que aumentarán sus necesidades alimentarias y de espacio, y también su agresividad”. Todo ello, unido a su larga longevidad, “origina que en las últimas décadas se haya observado un continuo y masivo abandono de estas tortugas en nuestros ríos y humedales”, lo que se ha convertido en “una grave amenaza para el medioambiente peninsular”.

Retirada de las invasoras

Durante la campaña, que se alargará hasta otoño, se realizará un censo mediante trampeo de las especies autóctonas para ver su estado de conservación y estimar la densidad. Las invasoras que se capturen, por otro lado, se entregarán al Centro de Recuperación de Fauna de la Conselleria.

Estudios anteriores de la Fundación Limne, entidad que lleva a cabo la campaña, muestran que “el descaste de invasoras, junto a actividades de educación ambiental enfocadas al público escolar han generado una mayor concienciación ciudadana y un menor número de invasoras en el Paraje, lo que redunda en beneficio de las especies autóctonas, que parecen estar recuperándose en las últimas anualidades”.

El seguimiento, que se lleva a cabo de manera anual desde 2014, han informado, se amplía este año a nuevas zonas, estudiando las poblaciones de tortugas autóctonas e invasoras en diferentes acequias del municipio, así como en otros ecosistemas de agua dulce.