La desparasitación de las mascotas es algo que tenemos que tener siempre al día. Es importante mantener sanos a nuestros perros a cualquier edad, pero cuando son cachorros más; y es que son especialmente vulnerables durante los primeros meses de vida. Cuando son cachorros, se pasan el día explorando el mundo, lamiendo y comiendo absolutamente todo lo que encuentran a su paso. Es por este motivo por el que debemos extremar la precaución. Los veterinarios recomiendan desparasitar cachorros de forma frecuente con un control antiparasitario mensual a partir de las 8 semanas de vida.

Desparasitar cachorros

Tipos de parásitos que pueden afectar a tu cachorro

Debemos diferenciar entre los parásitos externos y los internos. Los parásitos externos más comunes son las pulgas y las garrapatas. En ambos casos, estos parásitos se alimentan de la sangre de nuestra mascota, pudiendo provocar desde anemia o alergias e incluso transmitir parásitos intestinales.

Los parásitos internos más comunes son los gusanos redondos o nematodos, los cestodos o tenias y los protozoos. Los que más afectan a los cachorros son los primeros, los gusanos redondos, pueden proceder de la placenta de la madre o de la leche materna, así pues, hay cachorros que ya nacen con estas infecciones. Es un problema serio, por eso siempre se recomienda la desparasitación de la madre y, posteriormente, la desparasitación del cachorro en cuanto alcanza el peso para poder tomar los productos adecuados. No nos olvidemos que este tipo de parásitos pueden producir anemia, retrasos en el crecimiento, diarrea, abdomen dilatado o incluso bronquitis.

Cómo puedo evitar y tratar los parásitos en mi cachorro

Antes de meternos de lleno en el tema de los parásitos en cachorros, hay que recordar que en muchos casos es posible evitarlos con unos hábitos saludables y siguiendo las indicaciones de nuestro veterinario. Por ejemplo, desparasitar a la madre antes de que nazcan los cachorros ayudará muchísimo a que la camada nazca sin esos incómodos y peligrosos gusanos redondos. También es necesario volver a hacerlo en la primera desparasitación de los cachorros.

Es importante también tener cierta higiene en el lugar en el que nuestro cachorro descansa. Si contamos con más perros, debemos estar muy atentos a que no queden restos de heces que puedan contener huevos o parásitos. Muchas veces nos encontramos con perros que terminan infectando a otros perros por este detalle.

Las revisiones en el veterinario nos irán indicando qué medidas tomar en cada momento. Es importante llevar a nuestros animales a un especialista, pero durante los primeros meses de vida lo es aún más. Como comentábamos, la alta exposición de los cachorros a los parásitos es mucha, por tanto, además de las dos primeras desparasitaciones (la de la madre y la posterior al nacimiento) será importante realizar un control de parásitos mensual. Este control siempre se adaptará al cambio de peso de los cachorros, pues están en una etapa en la que van ganando de forma rápida y constante.

¿Por qué realizar una desparasitación cada mes? Muy sencillo, porque el intervalo de desparasitación debe ser menor a los periodos de incubación de esos parásitos. Estos tiempos varían dependiendo del tipo al que nos enfrentemos, pero hay algunos que tienen un ciclo de reproducción de 28 días.

Administra siempre productos de confianza aprobados por tu veterinario y mantente siempre alerta frente a los cambios de actitud de tu mascota, así como diarreas, fiebres y demás síntomas.