Autor: Madridiario.com                           Web: www.madridiario.com
 
aguila_imperial_iberica

La población de aves rapaces en el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama ha aumentado un 35 por ciento en cuatro año. Especies como el ratonero, el azor, el milano negro, el águila calzada o el águila imperial ibérica han visto crecer sus censos debido a la mejora de las condiciones de hábitat desarrollada por los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Si las poblaciones de conejo se han servido de estas mejoras para proliferar, las rapaces han encontrado en estas colonias alimento suficiente para convertir este espacio natural en su área de nidificación y campeo.

En esta línea de trabajo, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, participó este jueves en la suelta de 20 conejos en el Monte Monreal de Villaviciosa de Odón, de 83 hectáreas ubicado dentro del parque regional y propiedad municipal. En su entorno habitan 15 parejas  reproductoras de rapaces: ratonero (5), milano negro (2), azor (3), búho real (3) y águila imperial (2). “La presencia de estas rapaces es el mejor indicador de la salud del medio. La correcta gestión de este espacio ha permitido que en poco más de 22.000 hectáreas se concentre el 40 por ciento de las especies de fauna existente en la Península Ibérica, lo que da idea del gran valor ambiental que posee. La clave está en el equilibrio conseguido entre fauna y flora, y ese es un trabajo de conservación en el que tenemos que perseverar”, manifestó Sarasola.

La suelta de conejos realizada este jueves en Villaviciosa pretende reforzar la población en esta zona con ejemplares extraídos de áreas con densidad alta, ejemplares previamente examinados y vacunados para impedir la propagación de cualquier enfermedad asociada a esta especie. De esta forma, se da continuidad a la instalación de 16 majanos o conejeras artificiales que se realizó en octubre de 2012 para garantizar el desarrollo de esta población, base de la cadena alimenticia y presa fundamental de gran cantidad de rapaces y mamíferos presentes en la zona.Desde el año 2006, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha instalado casi un centenar de majanos en distintas zonas del parque, dentro de los términos de Majadahonda, Boadilla del Monte, Sevilla la Nueva, Galapagar y Villaviciosa de Odón. Además, se han instalado bebederos y comederos artificiales durante los periodos de mayor carencia, se han hecho plantaciones de gramíneas y leguminosas como fuente de alimentación suplementaria y se ha procedido al desbroce de matorral para aumentar la disponibilidad de pasto.

“El haber conseguido una mayor densidad de conejos se ha traducido en una mayor densidad de aves rapaces, y es especialmente importante la presencia del águila imperial, que en los últimos cuatro años ha duplicado el número de territorios ocupados. Hoy hay ya seis parejas estables en el parque regional, en consonancia con el aumento que esta especie en peligro de extinción está experimentando en la Comunidad de Madrid en su conjunto”, señaló Sarasola.

Además, en el parque hay doce parejas reproductoras de cernícalo primilla en este espacio, en el que desde 2001 se han construido tres primillares (Villaviciosa de Odón, Batres y Sevilla la Nueva) para asegurar el éxito de su reintroducción.

Mediante técnicas de fototrampeo, los técnicos regionales han constatado también el aumento significativo de ejemplares de nutria en distintas zonas de la red fluvial del parque, dentro del programa continuo de seguimiento de poblaciones de mustélidos. Junto con los trabajos de mejora de las riberas, determinantes para la mejora de la calidad ecológica de las aguas, ha sido de gran importancia el control y retirada de ejemplares de especies exóticas, como el visón americano o el galápago de Florida.

Durante los últimos tres años se han marcado 78 ejemplares de especies de mustélidos o pequeños carnívoros como la garduña, el tejón, el meloncillo, el turón o la gineta para conocer sus hábitos e implementar las medidas oportunas de cara a su conservación.

El Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama desempeña, a lo largo de los más de 50 kilómetros de recorrido del río, una indudable función de corredor ecológico y un eje de conexión entre el piedemonte serrano y las campiñas. Casi la mitad de sus 22.656 hectáreas están constituidas por hábitats de interés comunitario, con diez tipos distintos. Supone un espacio de gran diversidad, con 65 comunidades vegetales y una fauna que incluye 144 especies de aves, 43 de mamíferos (el 85 por ciento de los presentes en la Comunidad), 28 de anfibios y reptiles y 12 de peces.