Autor: Carolina Pinedo         Web: Eroski

tienda

Animales hacinados, sin agua, enfermos o en condiciones higiénico-sanitarias inadecuadas en los escaparates de las tiendas de animales. Estas situaciones son denunciables, porque la Ley exige unas condiciones de bienestar para los animales que están a la venta. Sin embargo, la legislación al respecto no siempre se cumple y suelen ser los compradores quienes alertan a las autoridades competentes sobre la situación en la que se encuentran los animales en algunas tiendas.

Las distintas comunidades autónomas españolas cuentan con leyes de protección animal, pero de momento, a pesar de que las asociaciones de protección animal lo vienen demandando desde hace años, no existe una legislación nacional sobre esta materia.

La leyes autonómicas de protección animal coinciden en muchos aspectos, si tomamos como ejemplo la que se refiere a la Comunidad de Madrid, que es una de las pioneras, dice al respecto sobre los establecimientos de venta y alojamiento de animales lo siguiente:

Deben estar declarados como núcleos zoológicos por la consejería competente. Este requisito implica la obligatoriedad de tener unas instalaciones adecuadas para albergar a los animales, así como tenerlos en condiciones higiénico-sanitarias adecuadas: atención veterinaria e higiene correcta, así como protección frente a las inclemencias climatológicas. Se considera que las condiciones higiénico-sanitarias son adecuadas cuando son apropiadas para las necesidades fisiológicas y etológicas de los animales que albergan.

Controles

Los establecimientos están obligados a llevar un registro que esté a disposición de la consejería competente de la comunidad autónoma a la que pertenezca.

En él deben constar los datos de entrada y salida de animales, que sirven para llevar a cabo los controles periódicos a los que se somete a las tiendas. De esta manera, se pretende controlar que los animales están sanos y bien cuidados y que, en definitiva, se cumple la legislación vigenteen la materia. De no ser así, el establecimiento puede ser clausurado o bien sancionado por la autoridad competente.

Alimentación adecuada

Los animales de las tiendas deben tener a su disposición alimento suficiente y adecuado, así como agua y un lugar adecuado para dormir. Las tiendas también deben contar con personal capacitado para el cuidado de los animales.

Las instalaciones

El establecimiento que alberga a los animales debe estar preparado de forma que tenga estancias aisladas, donde poder tener a los animales enfermos que necesiten pasar una cuarentena. Los animales podrán recibir atención veterinaria siempre que lo precisen.

La Ley de Protección Animal de la Comunidad de Madrid considera como unainfracción grave el no cumplimiento de estos requisitos en las tiendas de venta de animales.

Cómo denunciar

Los animales no tienen voz para defenderse y dependen de que las personas que detectan irregularidades en su trato denuncien la situación ante las autoridades competentes. Hay varias formas de denunciar la situación:

A través del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, Seprona, que cuenta con el teléfono gratuito 062.

A través de una asociación de protección animal. Las hay que tienen gabinete jurídico y pueden asesorar sobre los pasos a seguir para denunciar las situaciones irregulares e ilegales con los animales.

Sea cual sea la vía elegida, se necesitará por parte del denunciante, una denuncia firmada con sus datos personales y los datos del establecimiento que se quiere denunciar (dirección y ciudad donde se encuentra). La denuncia puede ser anónima, pero siempre es más efectiva si llega con los datos del denunciante.

Trámites a seguir

La denuncia llega a través de una sociedad protectora, o bien de manera directa al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

Entonces se manda una patrulla de control para inspeccionar la tienda y comprobar in situ las condiciones en las que se encuentran los animales. La patrulla de la Guardia Civil hace un informe que remite a la consejería competente de su comunidad autónoma y, según el cual, decidirá la tienda debe ser sancionada.

Denuncia efectiva

El denunciante puede conseguir que su denuncia sea más efectiva, cuanto mejor documentada esté. De esta forma, si se aportan fotos y testigos, hay más probabilidades de que la denuncia prospere.

Si se decide comprar el perro en una tienda de animales, hay que tener en cuenta varias pautas para evitar sorpresas y problemas. Entre ellas¸ que el establecimiento esté autorizado para la venta de animales. De esta manera, hay garantía de que se aplica la normativa vigente en materia de compra-venta de animales, que vela por su bienestar y salud, así como:

  • La cartilla sanitaria oficial, donde conste toda la información posible sobre el perro como: raza, con el pedigrí correspondiente, las vacunas que se han aplicado y su estado de desparasitación, aunque ésta se suele practicar después de la compra. En la cartilla deben figurar los sellos de las clínicas veterinarias, con el número del colegiado facultativo que corresponda.
  • Un documento donde se manifieste por parte del comprador, que el animal está sano.
  • Cuando ya se tiene al perro en casa, llevarle al veterinario para hacerle un chequeo para comprobar que su estado de salud es adecuado.
  • El perro debe permanecer con la madre, como mínimo hasta los dos meses de edad. Si el animal está en la tienda antes de esa edad, no se trata de un establecimiento recomendable.

Consejos

  • Ser ciudadanos responsables y concienciados con los animales que no son bien tratados en las tiendas.
  • Denunciar la situación ante las autoridades competentes. Seprona (teléfono 062) o dirigirse a una sociedad protectora de animales que cuente con asesoría jurídica.
  • Aportar toda la documentación posible con la denuncia (fotos y testigos).
  • Si se compra el perro en una tienda, elegir un establecimiento que cumpla todos los requisitos legales en cuenta a bienestar y protección animal.