Un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid y del IMEDEA, CSIC – Universitat de Les Illes Balears ha evaluado el efecto potencial de los basureros según parámetros demográficos

El uso intensivo de los vertederos como fuente de alimentación por parte de la cigüeña blanca (Ciconia ciconia) tiene un efecto positivo en el número de huevos puestos por los padres que llegan a eclosionar, pero también uno negativo en la supervivencia de esas mismas crías tras la emancipación, al menos durante su primer año de vida independiente, según una investigación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA, CSIC-Universitat de Les Illes Balears).

La cigüeña blanca es una de las aves que más aprovecha los vertederos para alimentarse. Por primera vez, investigadores han evaluado en Science of The Total Environment el efecto potencial de los basureros en los parámetros demográficos (reproducción y supervivencia juvenil) a nivel individual en una población de cigüeñas del centro Peninsular, determinando ventajas e inconvenientes de este sistema.

Por un lado, la gran cantidad de alimento disponible y la proximidad al vertedero puede explicar el efecto beneficioso sobre los parámetros reproductivos. Pero, por otro, la baja calidad de la comida, los contaminantes y los patógenos adquiridos durante las primeras etapas del desarrollo por parte de los pollos pueden reducir su probabilidad de supervivencia futura.

“Las conclusiones que se extraen de este estudio hacen referencia a que un uso moderado de los vertederos como fuentes de alimento parece ser una estrategia más eficiente”, señala José I. Aguirre, investigador del Departamento de Biodiversidad, Ecología y Evolución de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UCM.

 

Cigueña blanca
Cigueña blanca

 

Resultados de investigación para mejorar la gestión

Desde hace unas décadas, los vertederos de residuos se han convertido en una fuente de alimento muy importante para la fauna silvestre. Son constantes, predecibles, superabundantes y pueden contribuir a mejorar los parámetros reproductivos o de supervivencia de los animales, especialmente de las aves.

Sin embargo, también se han investigado aspectos negativos relacionados con la intoxicación, la ingesta de plásticos, las deformidades esqueléticas causadas por los contaminantes, las descompensaciones en los balances de estrés oxidativo y otros problemas de salud para los individuos que los utilizan.

 

 

“Aunque este estudio ha demostrado que un uso del vertedero tiene sus costes y beneficios a nivel individual, no se deben ignorar los efectos beneficiosos a nivel poblacional que han demostrado otros estudios. Se deben por tanto diseñar medidas de gestión para mejorar las fuentes de alimentación naturales, reducir la mortalidad no natural y las interferencias humanas para garantizar la viabilidad de las especies bajo las nuevas normativas europeas encaminadas a eliminar los vertederos a cielo abierto en un futuro cercano”, concluye Aguirre.