Aclaración sobre el estado de la Ley de Perros Potencialmente Peligrosos, estado actual y futuros cambios

Aclaración sobre el estado de la Ley de Perros Potencialmente Peligrosos, estado actual y futuros cambios

«Ley PPP». Aclaramos Las Dudas Sobre Su Estado Actual Y Futuro De Cambios Por La Próxima Ley Nacional De Protección Animal En España

Debido a la confusión de mucha ciudadanía, tras la aprobación, en segunda votación del Consejo de Ministros, de la Ley Marco de Protección Animal, y ante las consultas que nos han llegado desde diferentes medios, intentaremos, brevemente, disipar las dudas que se plantean.

¿Ya ha acabado la «Ley PPP» y puedo salir a la calle sin que mi perro lleve bozal?

NO. En las disposiciones finales del anteproyecto de Ley de Protección Animal, se incluye la derogación de los aspectos legales que atañen a los perros en la, todavía en vigor, Ley de Animales Potencialmente Peligrosos. Recordamos que esta Ley no solo incluye a nuestros perros, sino a animales salvajes en cautividad. De ahí la necesidad de modificar la parte que se refiere a los perros. Se llama popularmente «Ley PPP» a esa parte que influye en las restricciones que se nos imponen a los propietarios y guías, así como a los propios perros, en dicha Ley que incluye a más animales.

¿Cuándo entra en vigor la nueva Ley que acabe con la «Ley PPP»?

Estamos en un proceso burocrático necesario para sacar leyes adelante y/o modificarlas. El anteproyecto de Ley de Protección Animal se encuentra desde el lunes, como sabéis, ratificado por el Consejo de Ministros en segunda ronda de votaciones. De ahí pasará a sede parlamentaria para su revisión y ratificación en el Congreso de los Diputados.
La burocracia es lenta y temporalmente difícil de calcular. Las estimaciones, dado el punto en el que nos encontramos, son aproximadas a principios del año 2023. Ojalá fuera antes.
Esto quiere decir que hay que seguir manteniéndose ajustados a la actual normativa en vigor. AÚN NO HA CAMBIADO NADA.

Pit-bull con las orejas cortadas

¿Cuándo entre en vigor, ya podré salir a la calle sin restricciones «PPP»?

Punto importante de aclaración. Aunque hay información suficiente en fuentes oficiales y en esta misma página, hay demasiada confusión. Mucha, en este y otros puntos, generada por los medios de comunicación poco profesionales en su labor informativa.

Paralelamente a las Leyes, se desarrollan reglamentos que las desarrollan. En concreto, aunque todavía hay que limar el reglamento, la tenencia de perros en general, sin distinción de razas, se basará en una tenencia responsable, la cual, a día de hoy, es inexistente en España. De ahí que seamos de los países con más abandono y maltrato animal de Europa.

Se plantea un prisma que incluya un escueto cursillo informativo y educacional para su tenencia y, posteriormente, unas valoraciones de perros y guías, sean de la raza o mestizaje que sean. La adquisición también será regulada mediante vías cerradas: cría legal y de nueva regulación, centros de protección animal (perreras) y asociaciones debidamente inscritas. La documentación de origen de esas vías será obligada para poder chipar a los animales. Actualmente, tenemos en España un sistema arcaico, en el que cualquiera que coja un animal sin chip, sea de cría ilegal, encontrado o, incluso, robado, puede llegar a un veterinario y documentarlo a su nombre. Un despropósito inaceptable. Los animales encontrados, deberán pasar previamente por la comunicación a las autoridades y sus agentes para su regulación (eso ya es obligado actualmente pero no se cumple, en muchas ocasiones, debido a la falta de regulación y facilidad de que el veterinario chipe sin más).

 

PITBULL

¿Cómo serán esas pruebas? ¿Las tiene que hacer todo el mundo?

Estamos en un proceso de manufacturación del reglamento, en el que nosotros mismos, junto a otros profesionales y asociaciones protectoras, estamos aportando el trabajo para su elaboración final. En primera instancia, todo apunta a unas pruebas sencillas, para cualquier perro y guía, que demuestren la correcta socialización y manejo del perro. No se basarán en un adiestramiento ni en la provocación de agresividad, ni en otras cuestiones innecesarias para saber si un perro carece de problemas de conducta graves y peligrosos para las personas y otros animales.
Quiénes nos las realizarán también se estimará en los próximos meses (educadores, veterinarios y otros profesionales del mundo canino).

Las deberá realizar, de forma obligada, todo aquel propietario, no profesional, que adquiera un perro tras la entrada en vigor de la Ley de Protección Animal. Los que tengan perro anteriormente, no estarán obligados. Si no se quieren realizar, los perros tendrán que ir en espacios públicos como hasta ahora mismo, los «no PPP» atados, excepto en pipicanes. Los «PPP», con las restricciones actuales. Esto último, a los que ya tenemos estos maravillosos perros, nos empujará a realizarlas y, de hecho, solicitamos ser los primeros por las más de dos décadas que llevamos sufriendo restricciones. El mantener las restricciones hasta pasar las valoraciones es algo totalmente lógico a nivel de seguridad… hay más de 100.000 «PPP» censados en España y otros tantos miles sin censar. No todos los propietarios, ni de éstos ni de otras clases de perros, son responsables en su tenencia.

Las pruebas no serán definitivas, sino orientadas a la reeducación de quienes no sean aptos para una seguridad del resto de ciudadanía. Esto ya existe en muchas comunidades autónomas, en las que su normativa obliga a educar y socializar al perro que muestre una agresividad. El problema es hacerlo cumplir y esas normas comunitarias fallan a la hora de deber hacerlo. Recordemos que, a nivel nacional, cualquier perro puede ser catalogado «PPP» si hay una denuncia ciudadana o un informe policial, siendo el perro valorado por la administración pública. Ese objeto, cambiará y la obligación a educar se hará realidad.

Se está solicitando que haya tres niveles de valoración objetiva. El más alto implicará poder acceder a un futuro de inclusión de perros en sociedad, en edificios, comercios, transporte público, zonas habilitadas para la suelta, etcétera. El nivel medio, del que partirán todos los que adquieran después de la entrada en vigor, y los «no PPP» adquiridos anteriormente, será parecido, como decimos más arriba, al prisma actual en la mayoría del territorio nacional… perros atados en lugares públicos, sin acceso a determinados lugares y solo sueltos en pipicanes. El nivel más bajo (agresividad manifiesta y falta de control del guía) supondrá restricciones parecidas a las actuales «PPP» y será obligada la reeducación del perro. Las pruebas, en nivel medio y bajo, se podrán y deberán, respectivamente, volver a realizar más adelante. La acepción de los perros del nivel más bajo será «Perros de Manejo Especial» hasta su reeducación.

Seguramente, aún intentando explicar lo máximo de la forma más brevemente posible, queden muchos más detalles en los que dudemos. Con el paso del tiempo y de ir limando y asentando los flecos de los futuros reglamentos y la propia Ley, se irán disipando.

Esperamos, no obstante, haber aclarado las dudas más grandes que confunden a la ciudadanía.

 

Autor: Cristóbal López