Por: Michael J. Connor Tortuga de California

Nombre Científico: Trachemys scripta elegans

Nombre Común: Tortuga de orejas rojas o de Florida

Introducción

 

 

Es probablemente el más común de los reptiles mantenidos en cautividad. Su hábitat natural se extiende a lo largo del Valle del Mississippi, y las poblaciones más grandes se encuentran desde el este de Nuevo México Texas,   Louisiana, Mississippi, Alabama, Oklahoma, Arkansas, Kansas, Kentucky, Tennessee, este de Kansas, y norte de Missouri hasta Indiana e Illinois. También se puede encotrar poblaciones autóctonas e otros estados como Ohio.

Sin embargo también aparece en otros lugares del mundo, debido a la introducción deliberada por el hombre, o por poblaciones surgidas de ejemplares que han conseguido escapar. Esto produce graves daños en   las poblaciones autóctonas,ya que son animales muy voraces y compiten en la búsqueda de alimento con poblaciones autóctonas. Además pueden producirse cruces con ejemplares de otras especies, que puede dar lugar   a híbridos. Por todo ello, se pide a las personas que no quieran tener   más como mascota una tortuga de esta especie (y en general a los poseedores de todo tipo de tortugas), que no cometan el error de liberarlas en un hábitat que no es el suyo natural, pues pueden causar un gran daño.

Morfología

Las Tortugas de orejas rojas son tortugas acuáticas de patas palmeadas, cuya característica principal es una franja de color rojo situada a cada lado de la cara, y a veces una mancha roja en la parte superior de la cabeza. La franja roja puede estar dividida en varias manchas, y su color puede variar de tonalidad entre naranja y rojo oscuro. Las típicas tortuguitas de orejas rojas tan frecuentes en las tiendas de animales son de un atractivo color verde, tanto la concha como la piel. La concha suele presentar unos dibujos con manchas de un color amarillo verdoso o verde oscuro. Cuando la tortuga crece, el color de la concha cambia, y el verde puede ser sustituido por el amarillo.

En general, la coloración puede variar bastante entre distintos ejemplares, porque incluso en su medio natural puede mezclarse con otros ejemplares de Trachemys.

En ejemplares muy adultos, el caparazón de la tortuga se vuelve de un   color uniforme, y el contraste entre los dibujos y el color base de la concha   disminuye.   Pueden encontrarse de un color marrón, o color gris oscuro.La diferenciación   entre machos y hembras sólo es posible en ejemplares adultos.   Los machos tienen en las patas delanteras unas uñas de grandes dimensiones, y además la cola del macho es más larga y ancha que la de las   hembras.

Suelen permanecer gran cantidad de tiempo en la orillas de lagos o estanques tomando el sol, pero lo suficientemente cerca del agua como para introducirse en ella ante el más mínimo movimiento o ruido.

Alimentación en cautividad

Son animales fundamentalmente carnívoros.En cautividad se les puede alimentar por ejemplo con comida para perros de cachorros o mejor aún de gato. También se les puede dar pescado (con espinas para que obtengan calcio), gambas crudas y enteras, caracoles, carne, alguna fruta, y verduras (como lechuga). Sobre la verdura hay que decir que en su medio natural, o ejemplares que se mantienen en una charca al aire libre, se alimentan de la hierba que   crece junto al agua.

A los ejemplares pequeños se les puede dar una dieta similar, aunque también se les puede dar comida de la que se encuentra en las tiendas (como Tetra Reptomin). Rara vez tomaran los ejemplares pequeños verdura.

En su medio natural (igual que en cautividad), estas tortugas hibernan entre diciembre y marzo, cuando las temperaturas bajan, enterrándose en barro o en tierra húmeda. Ocasionalmente, durante temporadas de temperaturas altas,   pueden salir a la superficie para tomar el sol.

Reproducción

Estas tortugas se reproducen fácilmente en cautividad. La hembra es   muy prolífica, y suele realizar varias puestas cada año, cada una consistente en entre 12 y 15 huevos.Los huevos eclosionan a los 50-62 días si se mantienen a una temperatura de unos 26º.

Las crias deben mantenerse en acuarios con una profundidad de aproximadamente la longitud de una tortuguita, para que puedan ponerse derechas en el caso de quedar con el plastrón hacia arriba. Además debe haber en el acuario una superficie, por ejemplo rocas, donde puedan tomar el sol. La temperatura del agua ha de ser de unos 25º. El crecimiento de las tortugas depende de la temperatura del agua: a más temperatura, más rápido   el crecimiento.

El agua debe mantenerse muy limpia y ser cambiada con frecuencia.

Debe proporcionárseles además tubos de luz fluorescente (por ejemplo Sylvania Reptistar) con luz ultravioleta, que estimula la producción de vitamina D3, y favorece el crecimiento.