brucella_canis

La brucella está ampliamente distribuida en todo el mundo, infectando una gran variedad de animales. Cada especie animal tiene un tipo y un biotipo específico de brucella que lo infecta. Se describió por primera vez en EE.UU.; actualmente la prevalencia es de 1 – 6 % dependiendo de la zona muestreada. Se sabe que en países donde no hay controles, la prevalencia es mas alta, por ejemplo en México recientemente la estadística reveló una tasa de un 10 % de animales infectados. En la Argentina, a pesar de no contar con muestreos de poblaciones representativas, se intuye que los índices son altos.

 

Epizootiología

brucella_canis1
Brucella Canis – Foto propiedad de: galleryhip.com

La brucella canis tiene como huésped específico al canino, pero este es capaz de infectarse con Brucella Abortus, Suis y Melitensis también. Las vías de entrada (de contagio) de la enfermedad son: por aparato digestivo, mucosas, genitales – venérea (apareamientos), piel (excoriaciones), mucosas respiratorias (en ambientes contaminados y pulverulentos).
Después de su entrada las brucelas pasan a la circulación (generalmente linfa), y se multiplican en ganglios linfáticos regionales, pasan a la linfa y de aquí a los órganos, por ejemplo: tejido mamario, testicular, epidídimos, vesículas seminales, próstata, bazo e hígado.
En el caso de una hembra gestante, la brucela en el feto se acantona en la placenta, intestino, estómago y pulmón. En la matriz preñada las brucelas proliferan con gran energía en el epitelio que reviste las vellosidades embrionales del corion. Esto produce necrosis de las citadas vellosidades que poco a poco relaja la unión entre placenta materna y fetal.
Las vías de eliminación de la brucela son por ejemplo: descargas vaginales de hembras infectadas ( 3-4 días antes del parto o aborto, hasta 3 – 4 semanas posteriores a él ); – materia fecal de cachorros lactantes con leche contaminada; por semen de machos enfermos; la excreción por orina se inicia unas pocas semanas después del comienzo de la bacteriemia y continúa por lo menos 3 meses. La transmisión venérea puede prolongarse por varios años.

Manifestaciones clínicas de la infección

En las hembras son frecuentes los abortos y muertes embrionarias con retención de placenta. Si las muertes embrionarias son muy tempranas, al dueño, le quedara la duda si la hembra quedo realmente preñada. Los abortos producidos por esta enfermedad dejan como secuelas, retención de placenta, metritis, vaginitis, mastitis total o parcial. Los abortos ocurren generalmente entre los días 45 – 55 de la gestación.(a término). En ocasiones se pueden presentar nacimientos de camadas de cachorros vivos y muertos. A pesar de la amplia variedad de anormalidades reproductivas, la infección nunca interfiere con los ciclos estruales normales.En el macho, se observa que entre la segunda y la quinta semana post – infección, se hacen evidentes los espermatozoides anormales (30 – 80 %); en machos afectados es común la inflamación de los órganos epididimitis, orquitis, vesiculitis, seguida de atrofia testicular, con la consiguiente disminución de la libido.Durante las primeras etapas de la infección hay gran eliminación de brucelas por el semen, que se prolonga con el tiempo, es importante recordar que muchos de los animales infectados, se muestran clínicamente normales a pesar de tener bacteriemia. La susceptibilidad a la infección la padecen aquellos animales sexualmente maduros.

Curso de la infección:

  • Fase aguda: si los animales fueron infectados antes del servicio, generalmente no abortan, sí, cuando se infectan post – servicio.
  • Fase estacionaria: es cuando disminuye la propagación de la infección y también los abortos.
  • Fase de declinación: se manifiesta por ser escasos los abortos.

Recordar que en cualquiera de estas fases en que se encuentre la enfermedad, siempre será endémica en ese criadero. Desde el punto de vista de la Salud Pública, es importante tener en cuenta que se trata de una zoonosis y como tal se deben tomar los recaudos necesarios para

El diagnóstico se basa en:

  • Clínico: por los diferentes síntomas.
  • Laboratorio: consiste en pruebas bacteriológicas y/o serológicas. La demostración de anticuerpos en suero sanguíneo, se realiza por medio de pruebas especificas de acuerdo al tipo de brucella que se presuponga determinar, en el caso de la brucella canis, estos análisis deben ser realizados solamente en laboratorios especializados de Medicina Veterinaria, con antígeno especifico (canis).

Control

Las medidas de control y profilaxis deberán incluir el uso de pruebas especificas serológicas y bacteriológicas de uso en medicina veterinaria también el control y aislamiento de animales infectados, buena higiene del ambiente y sentido común.Como observación se puede destacar que en los gatos no se ha comprobado receptibilidad a brucelosis.

Tratamiento

En general no ofrecen garantías totales y los resultados son aleatorios; en ciertos casos se obtuvieron resultados satisfactorios; pero esto depende mucho del lugar de acantonamiento de la bacteria. Se observó que en bacteriosis prostáticas no puede ser eliminada. Los animales recuperados fueron resistentes a la reinfección.